La cumbre más importante será junto al presidente Mauricio Macri en la Residencia Presidencial de Olivos, donde también participarán el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el jefe de Gabinete, Marcos Peña y el titular del Banco Central, Luis Caputo.

 La presencia de la mandamás del Fondo Monetario Internacional (FMI), Cristine Lagarde, será rechazada por varias protestas que protagonizarán agrupaciones políticas, organizaciones sociales y sindicales opositoras al Gobierno de Cambiemos.

Lagarde llegará un mes después de que el FMI le concediera un crédito de U$S 50.000 millones, el más alto en la historia del organismo, para que el país pueda superar una grave crisis financiera a la que el Presidente denominó como “tormenta”.

La directora del FMI tiene previsto cenar con Macri y mantener encuentros con el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, para evaluar la situación económica del país y el cumplimiento de las metas fijadas en el acuerdo, según dijeron fuentes oficiales.

El primero de esos actos lo llevará adelante la CGT con una conferencia de prensa en Azopardo en la que el triunvirato de la central obrera Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, darán un mensaje de rechazo al FMI y a las condiciones que impuso.

Más tarde, los movimientos sociales protestarán, a las 18, en el Banco Central para entregar de forma simbólica la carta con fuertes críticas al Gobierno que se difundió el lunes pasado.

El sábado, organizaciones de Izquierda marcharán a las 11 al Centro de Exposiciones, donde se realizará la reunión de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de países miembro del G20.

Entre las condiciones fijadas por el FMI, Argentina deberá aplicar un plan económico que contempla un fuerte ajuste presupuestario de unos $ 300.000 millones, unos U$S 10.700 millones, entre otras medidas.

Lagarde llegará por segunda vez en el año a Buenos Aires. El 15 de marzo pasado lo hizo también para asistir a la cumbre de Finanzas del G20.