En una conferencia de prensa realizada este miércoles la Confederación de los Trabajadores de la Educación (Ctera)  llamó a un paro con movilización para el martes próximo, 3 de julio, en repudio a la violencia desplegada este martes contra los docentes de Rawson, Chubut, donde además se suspendió la paritaria salaria.

“Tocan a uno, nos tocan a todos”, remarcó la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, y luego puntualizó exigió: “Paro nacional para decir no a la represión y no a la violencia. Por la resolución de los conflictos nacional y provinciales y por la vigencia de la paritaria nacional docente”.

De la conferencia de prensa también se hicieron presentes Eduardo López, en representación de los docentes porteños de UTE, y Roberto Baradel, por Suteba, los docentes convocaron al paro y llamaron también a movilizarse al Ministerio de Educación. 

“Este paro y movilización se tienen que hacer sentir en todas las escuelas del país para que esto no vuelva a ocurrir nunca más”, expresó la dirigentey luego manifestó su preocupación por lo que ocurre en la Patagonia, que está “militarizada, con una violencia que va en aumento”.

Vale destacar que los maestros de Chubut reclaman desde hace meses paritarias libres y recomposición salarial, dado que los salarios están estancados desde octubre de 2017.

En el marco de la negociación paritaria que se celebraba ayer a la tarde en la Casa de Gobierno, fueron reprimidos con balas de goma y gases por la Policía provincial.

Desde los gremios docentes, sostuvieron que la negociación con el Gobierno que encabeza Mariano Arciani se suspende hasta que la Infantería se retire del lugar; y que, mientras tanto, sus dirigentes gremiales permanecerían dentro de Casa de Gobierno.

Los docentes nucleados en ATECH (Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut) denunciaron golpes y disparos de balas de goma al aire por parte de la Infantería.

Los docentes llevan un mes de acampe en reclamo de mejoras salariales. Los estatales de la provincia han realizado numerosas manifestaciones y tomas de edificios públicos en protesta por las paritarias estancadas y contra el pago de los sueldos escalonados, medida implementada por Arcioni en febrero.