En los últimos días se publicaron notas sobre la posible recuperación de las jubilaciones este año, una vez más le vuelven a mentir a los jubilados y a las jubiladas. El año pasado los jubilados perdieron un 19% de su haber frente a una inflación descontrolada que cerró casi en un 50%, contra todos los pronósticos del Gobierno.  Este año, debido al aumento de precios los jubilados seguirán perdiendo frente a la inflación.

Hace poco el diario Clarín, con la firma del pereriodista Ramiro Castiñeira,  publicó una nota bajo el título “Las jubilaciones le podrían ganar a la inflación este año”.  Esto es falso.

Durante el 2018 los jubilados perdieron un 19% de su haber, lo que representa unos 14 mil pesos anuales. Esta diferencia surge de la comparación del aumento de los haberes que fue del 28,4%, pasando de una jubilación mínima de $7.200 a una de $9.300, con una inflación que el Gobierno no pudo controlar y cerró en un 47,6%.

Para este año, los aumentos de las jubilaciones serán para el primer semestre será del 23,8% y un 46% para todo el año, con una estimación de inflación que difícilmente baje del 35% en un contexto de estabilidad, que como comenzó el año parece algo difícil de lograr, por lo cual los jubilados sólo recuperarán una parte de lo perdido en 2018. Si la inflación se acelera, la recuperación será menor o no habrá recuperación alguna.

Los esmerados cálculos que se esfuerzan en asegurar que la fórmula actual es más beneficiosa que la del gobierno kirchnerista se chocan contra la realidad. En el primer semestre de este año, la fórmula de Cambiemos aumenta un 23,8% mientras que la anterior da un 26%. Este porcentaje que puede parecer menor implica una diferencia total de $4.350, que en un haber mensual de $10.400 significan casi un 42%.

Desde que asumió, el gobierno de Macri se ha ensañado con los jubilados. Por un lado, con la sanción de la falsa ley de Reparación Histórica, además de beneficiar a funcionarios, amigos y familiares del presidente con el blanqueamiento de capitales, solo benefició 740 mil jubilados y jubiladas por un monto menor al 7% en promedio. Es decir una cifra muy por debajo de lo prometido y anunciado. Además, esta ley creó la Pensión Universal para el Adulto Mayor que significó la baja de la mínima: este haber representa en la actualidad poco más de $8.300, y se habilitó la liquidación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, la “plata de los jubilados” como la llamaban, que está siendo vaciado con las constantes devaluaciones y la venta irregular de sus acciones a empresas privadas.

Otro de los objetivos del macrismo fue bajar los haberes de los jubilados como una de las formas de querer llegar al ansiado “déficit cero” que le exige el Fondo Monetario Internacional para seguir recibiendo préstamos de este organismo.  Recordemos que se cumplió un año de la Reforma Previsional, ley que modificó la fórmula de actualización de las jubilaciones deteriorando los haberes.

Los jubilados estuvieron ausentes en el polémico discurso del presidente Macri en la inauguración de las sesiones ordinarias, donde se anunció el adelantamiento del aumento previsto para las AUH y días antes el adelantamiento del aumento del salario mínimo. Pareciera que este gobierno no tiene una propuesta para los jubilados y sólo les ofrece préstamos financiados por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad a tasas usurarias que deben destinar a sus consumos diarios para completar la magra jubilación que reciben.

El modelo económico del macrismo fracasó y hoy Macri es el pasado. Las variables económicas de Cambiemos son similares a las peores cifras económicas de la crisis del 2001, crisis que se produjo luego de un intento del FMI de llegar al déficit cero con un fuerte ajuste en el gasto público, las mismas recetas económicas que hoy está aplicando el Gobierno.  Hasta acá todas similitudes con el presente, la gran diferencia: la magnitud del ajuste sobre los jubilados, en el 2001 fue del 13% a los haberes más altos, en 2018 el 19% a todos los jubilados, el ajuste más grande de la historia de nuestro país.