A menos de un mes de culminar sus vacaciones en Buzios (Brasil), el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, brindó una entrevista a Radio con Vos, donde aseguró que "siempre es mejor no ir a países con mayores contagios que el nuestro".

Estas afirmaciones se dan 48 horas después de conocerse que el hijo de su vicejefe de gobierno, Diego Santilli, volvieran con coronavirus tras un viaje de egresados a México; a menos de una semana del desastroso operativo de vacunación para los adultos mayores que tuvieron como escenarios al Luna Park y la sede de Boedo del Club  San Lorenzo y a menos de un mes de las vacaciones del propio Larreta a Brasil, uno de los países con más nivel de contagio del mundo.

Como si fueran declaraciones ensayadas y dichas de memoria, Larreta aseguró que CABA tiene "193 mil vacunados con la primera dosis" y que se vacuna "al ritmo de las vacunas que da Nación". Los datos, se contradicen con el hecho de que todavía no se terminó de vacunar al personal de salud y caotica la asignación de turnos para personas de la tercera edad.

"Para entrar a la Ciudad hay que hacer un test", dijo, aunque también reconoció que los controles son más fuertes a quienes llegan a través de ómnibus, en contraste con quienes lo hacen en avión.

"Es voluntario, Horacio", lo cruzó Sietecase, quien puso como ejemplo que en Ezeiza "la gente que dice que va a Capital y se hace el test es un mínimo porcentaje, porque no es obligatorio".

"Vos no podés obligar a alguien a hacerse un test", respondió el jefe comunal, que agregó: "Nuestros cálculos es que está arriba del 70 por ciento"

En tanto, el periodista volvió a retrucar marcando que "es casi clasista" la situación de los tests, ya que "en colectivo el 95% se lo hace pero en avión el 5%. ¿En una emergencia como la de Brasil no se puede hacer que sea como en los ómnibus que prácticamente te obligan?", preguntó. "Obligar es más complicado", volvió a decir Larreta, que también subrayó que "la obligación está en el país de origen".

Por su parte, Tenembaum le dijo que considera "insuficiente" la explicación que dio sobre su viaje a Buzios en avión privado. "No me gusta hablar de temas personales, soy muy reservado con eso. Necesitaba irme unos días con mis hijos y así como soy dirigente político, soy padre. Respeto las opiniones pero vengo de una situación personal muy dura, el año pasado fue el peor año de mi vida", cerró.