El controvertido político cordobés que representa a la Argentina en Ecuador ensayó una autocrítica después de la peor semana de Cambiemos en el Gobierno y afirmó que "el horno no está para bollos" al analizar, a la distancia, la situación del país.

El embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, admitió que hubo "torpezas" en el Gobierno de Mauricio Macri y pidió corregirlas, al tiempo que consideró que "el horno no está para bollos" en el país.

"Estamos cometiendo algunas torpezas que son difíciles de explicar. Yo lo veo y digo ¿cómo podemos ser tan pelotudos?", señaló el exsenador nacional por Córdoba.

A su entender, "el horno no está para bollos" y si bien "la gente tiene confianza" en Cambiemos, se la están limando "en cuotas".

Juez se refirió así a la polémica que se generó a partir del acuerdo entre el Gobierno y el Correo Argentino, propiedad de la familia Macri, y el fallido cambio en el cálculo del aumento de las jubilaciones.

El embajador en Ecuador afirmó que vivió "con mucha angustia" y "mucha bronca" el tema de las jubilaciones.

"Nos costó horrores ganar esta elección; y si estuviéramos jugando al fútbol yo le diría al arquero mío: ´Loco, las que van afuera, dejalas afuera, no hace falta que las metas´", señaló el exlegislador.

"¿A quién se le ocurre que nos podemos quedar con 20 pesos de los bolsillos de los jubilados?", se preguntó.

Sobre el convenio por la deuda del Correo con el Estado, Juez expresó: "¿Cómo se te ocurre a vos podes firmar un compromiso de un acuerdo de un juicio que tiene 15 años, con el solo pretexto de que ´hacemos lo que no hicieron los otros´ y nada más que con los familiares del Presidente y que nadie va a opinar. Eso es una torpeza".

En declaraciones a radio La Red, Juez evaluó que ese tipo de situaciones hacen "que la gente se enoje" y eso después se refleje el resultado de las elecciones.

"El horno no está para bollos, a esta altura del partido un año y tres meses hay que ser más astuto, saber que la gente tiene esperanza pero se la estamos limando en cuotas", enfatizó.

Y agregó: "Yo no me voy a callar la boca para contar lo que veo y no me gusta. Las torpezas no se pueden seguir cometiendo" .