Aunque en campaña prometió que no lo sacaría, ayer el Presidente ratificó el final del Fútbol Para Todos y criticó duramente a los dirigentes de los clubes. La B Nacional ya decidió no iniciar al campeonato y Gamez lo trató de "hijo de puta, sinvergüenza y basura".

"Espero que la AFA y los clubes en general abandonen la oscuridad y se transformen en instituciones transparentes, creíbles y confiables", dijo el presidente de la Nación, Mauricio Macri, este martes sobre el final de la conferencia de prensa que brindó en Casa Rosada.

El mensaje fue significativo y se sumó a la ratificación del cierre del Programa Fútbol Para Todos, lo que establece un claro ahogo financiero sobre los clubes que todavía no cobraron, siquiera, la cuota de diciembre y mucho menos un monto por la rescisión unilateral del vínculo.

La guerra que el gobierno mantiene contra los dirigentes del fútbol argentino desató una primera respuesta inmediata y del titular de Vélez, Raúl Gámez. El locuaz presidente del club de Liniers no se contuvo y le dijo directamente al jefe de Estado que es "un hijo de puta, sinvergüenza y basura".

En diálogo con Télam Gamez se explayó: "es un hijo de puta, un sinvergüenza, lo que hizo con el fútbol este tipo pedante, soberbio, basura, del presidente de los argentinos no tiene perdón de Dios, es una basura total, un tipo del que tenemos que tener mucho cuidado".

El presidente velezano agregó: "es un cachivache total, que deje el fútbol, porque es una vergüenza la presión que esta haciendo en los clubes para que seamos más pobres y él sacarse el gusto de que saquen más plata sus amigos, haciendo sociedades anónimas".

Un rato después, en C5N, el mandamás del club de Liniers analizó: "dije palabras muy duras pero las sostengo". "No creo que arranque el fútbol", dijo además.

Esta postura es la misma que gran parte de la dirigencia del fútbol, que mantiene un fuerte enfrentamiento con la Comisión Normalizadora que llegó a la AFA puesta por el Gobierno, con el objetivo de ordenar la situación, cosa que nunca pudo hacer.

Para sumar presión, en simultáneo, las principales cabezas de la B Nacional anunciaron tras una reunión que el torneo no va a comenzar a fines de enero, como estaba pautado, porque "jugar así es imposible e inviable".

El vicepresidente de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, fue el encargado de comunicar que la B Nacional no va a comenzar tal como estaba pautado, el 28 de enero: "Es imposible jugar así, el torneo es inviable". "La B Nacional no arranca por falta de recursos. Si no podemos cobrar lo que se nos adeuda, es imposible que juguemos", continuó, y reclamó lo que todos los sectores de la dirigencia quieren: elecciones. "Esto se soluciona con un acuerdo político. La reunión entre Angelici y Tapia es un buen primer paso. El problema del fútbol lo tenemos que solucionar los dirigentes del fútbol", expresó.

“Lo que hace falta es la institucionalización porque nadie se va a sentar a rescindir un contrato o a firmar un contrato con alguien que no tiene las facultades para hacerlo. Con la elección a presidente se solucionaría fácil”, le había manifestado a este medio el mismo dirigente. Esto, en referencia a la rescisión del contrato de Fútbol para Todos (FPT) con el gobierno.