Las fuertes críticas del radicalismo hacia el funcionamiento de Cambiemos surgieron efecto y ahora Macri tendría decidido ceder la vicepresidencia para descomprimir tensiones. Todo se definiría el próximo lunes en una cumbre en la Casa Rosada a la cual fueron convocados los tres gobernadores radicales.

Allí estarán entonces el titular del Comité Nacional y Gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo,el jujeño Gerardo Morales y el correntino Gustavo Valdes. También estará la mesa chica del PRO: María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña y Rogelio Frigerio, como mínimo.

El iniciador de las conversaciones fue el histórico operador de la UCR Enrique “Coti” Nosiglia, quien llevó la propuesta de “abrir” la fórmula para evitar fugar.

Por otro lado, trascendió parte de lo conversado por el equipo de Vidal en Chapadmalal. Un grupo de operadores dicen que hay que “esperar hasta mayo”, donde el presidente, si le siguen dando muy mal las encuestas, se puede bajar. La razón de esa dramática decisión es simple: sabe que si pierde las elecciones en octubre ira preso por todos los negociados y actos de corrupción en sus primeros cuatro años de gobierno.  “Antes que la cárcel, Mauricio aceptará bajarse y que la candidata sea Vidal”, dicen en la Gobernación.

Otro sector del vidalismo cree que no se bajará de su candidatura. Dan como ejemplo que se opuso al desdoblamiento, que los visitó en Chapadmalal y en los próximos días habrá asado en Olivos con los candidatos “sin tierra”.

En caso que la candidatura de Macri continúe, la gobernadora sugirió que hay que tender puentes con Roberto Lavagna o algún otro candidato del peronismo. “Necesitamos un Randazzo 2019”, dijo un ministro, recordando que el ex ministro recibió abundantes fondos para que no se baje de la candidatura, con lo cual cosecho escasos 5 puntos que le permitieron a Cambiemos ganarle a Cristina. Paralelamente su carrera política terminó.

En caso que Lavagna sea candidato a presidente necesitamos que haya corte de boleta para Vidal gobernadora, de allí que ya es una realidad que se distribuirá la “boleta corta” sin Macri ni legisladores nacionales. 

Mientras aparecen distintas estrategias electorales, los argentinos observan horrorizados la red de espionaje ilegal conformada por sectores del gobierno, la Justicia, los medios hegemónicos y los servicios de inteligencia para atacar a la oposición.

Fuente: Infocielo, Info135