Se trata de Marcos Galperín, el amigo presidencial y fundador de Mercado Libre, que no quiere perder contra Amazon y anunció que abrirá dos centros de distribución en ese país, por más de 50 veces el dinero que destinó este año a una inversión en la Argentina.

Preocupado por la puja a nivel regional con Amazon, el gigante retail de Jeff Bezos que viene creciendo en territorio azteca según muestran las estadísticas, Galperín anunció que Mercado Libre pondrá USD 275 millones en México este año, tres veces más que en 2017, para fortalecer sus operaciones de logística, envíos, mercadeo y programas de lealtad en ese país, según publicó Infobae.

"México es uno de los países con mayor crecimiento de la industria del e-commerce en la región. Con esta inversión de 275 millones de dólares deseamos acelerar el ritmo de ese avance, deseamos multiplicar el impacto positivo reforzando el ecosistema de soluciones para los más de 25 millones de usuarios registrados que comercializan sus productos a través de Mercado Libre", dijo el amigo de Macri a través de un comunicado.

El jugoso monto será usado para la apertura de dos centros de distribución de 130.000 metros cuadrados, la ampliación y fortalecimiento de otras áreas del negocio y la creación de 3.000 nuevos puestos de trabajo en el Estado de México.

Como si el propio Macri no estuviera viajando por el mundo negociando beneficios para multinacionales a cambio de dólares frescos y como si la Argentina de Cambiemos no necesitara generar empleo, el dato polémico es que los USD 275 millones que el amigo presidencial llevará a México representan $5.775 millones, 52,5 veces la plata que Mercado Libre puso para una inversión similar en territorio bonaerense este año.

Hace sólo 15 días la empresa argentina de Galperín y la firma Plaza Logística anunciaron el inicio de las obras del primer centro de distribución para comercio electrónico, que estará en funcionamiento para el primer trimestre de 2019 en un predio del Mercado Central, en el partido bonaerense de La Matanza.

Para ese cometido, Plaza se encargará de invertir unos $1.415 millones para construir en dos etapas 108.000 metros cuadrados, que incluyen 520 cocheras para autos y camiones, mientras que Mercado Libre sólo pondrá $110 millones de pesos para adquirir un sistema de clasificación de paquetes.

En esa ocasión, desde Mercado Libre salieron a festejar con bombos y platillos que "una vez operativo el centro generará más de 200 puestos de trabajo, que serán operados de manera tercerizada". Es decir, no sólo más de 50 veces menos dinero invertido que en México, sino también 15 veces menos trabajo genuino para argentinos que en ese país.

Además, en esa oportunidad la empresa aprovechó para adelantar que no prevé en lo inmediato otras inversiones como la compra de locales físicos y reiteró: "Siempre estamos abiertos a opciones que tengan sinergia con lo que hacemos".

Tal como reveló Perfil, Galperín no sólo está emparentado con Macri por su amistad, sino también por la modalidad de operar en paraísos fiscales. Es que el CEO de Mercado Libre figura como como uno de los beneficiarios finales de una offshore de Islas Vírgenes Británicas. Esa sociedad invirtió millones de dólares en una de las diez empresas de producción de granos más importantes del país, llamada El Tejar, según surgió de la filtración Paradise Papers.

El vínculo entre el empresario argentino y el mundo offshore salió a la luz en noviembre del año pasado a partir de los documentos obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

¿La operatoria? La offshore Sur Capital Managers Land Investments Limited fue creada el 9 de agosto de 2007, en las Islas Vírgenes Británicas, un territorio británico de ultramar localizado en el mar Caribe. Sur Capital figura en los papeles internos del estudio jurídico Appleby adquiriendo 575 mil acciones clase A de otra sociedad offshore: El Tejar Limited, la compañía detrás de esta importante empresa agropecuaria.

El CEO de Mercado Libre aseguró, mediante voceros, que en septiembre de 2007 “hizo una inversión personal de 250 mil dólares por el 1,94% de Sur Managers Land Investments”. Sin embargo, de acuerdo a la legislación en Islas Vírgenes Británicas, los beneficiarios finales de una offshore tienen al menos el 10% de la sociedad.

Pero Galperín también tiene otro vínculo con operatorias vinculadas a gambetear tributos. Entre agosto de 2002 y marzo de 2016, fijó residencia en el Uruguay. ¿Para qué? Aunque su exitosa empresa tiene sede en Buenos Aires, el empresario casi no tributó impuestos personales, como ganancias, ante la AFIP. Se trata del dueño de la empresa a la que Macri bautizó como uno de “los cuatro unicornios”: emprendimientos que empiezan desde cero y despegan rápidamente hasta superar su valor por más de 1.000 millones de dólares.

A fines del año pasado, y tras una inspección del fisco, la AFIP que todavía conducía Alberto Abad determinó que Mercado Libre no produciría software y, por lo tanto, no encaja con las exigencias de la ley. El organismo presentó un informe ante el Ministerio de Producciónrecomendando excluir a la empresa de ese beneficio impositivo y señalando que a través de esa maniobra la firma de Galperín no pagó al fisco y se quedó con 500 millones de pesos en tributos entre septiembre de 2016 y el mismo mes de 2017.

Ante esta situación, el Ministerio de Francisco Cabrera le guiñó el ojo a Galperín -cuya empresa no desarrolla software sino que desarrolló un software cuyos utilidades explota comercialmente- y afirmó que “Mercado Libre SRL ha cumplimentado todas las presentaciones requeridas por la ley”. Como “no compra ni vende productos por la plataforma de Mercado Libre” y su retribución se basa en la comisión que cobra a los usuarios, para la cartera los usuarios son los “terceros” para quienes la empresa desarrolla el software. También le reconocieron a la empresa la calidad de exportadora.

Mientras tanto, el CEO "unicornio" tuiteaba su apoyo al gobierno de Macri en el marco de la aprobación de la ley de la reforma previsional. "Hoy es un día clave para la democracia Argentina”, dijo.

Señalado por haber operado a través de cuentas offshore y en polémica situación por la presunta millonaria evasión impositiva de los $500 millones, qué mejor que ir a buscar el favor de un amigo. Por eso Galperín fue a pedirle un préstamo no menos que especial al Banco Nación de la administración Macri.

El presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, quedó en una situación muy complicada porque se niega a obedecer la orden de la Casa Rosada: otorgarle a Mercado Libre un crédito de $4.000 millones, uno de los más grandes en la historia del principal banco público del país.

Fraga se niega a obedecer el pedido de la Rosada por varias razones la: primero, la empresa de Galperín enfrenta eln reclamo de la AFIP, lo que convierte a la firma en un objeto de crédito vidrioso; segundo, González Fraga podría ser acusado de favoritismo, al ayudar con un monto inédito a una empresa de un amigo del Presidente; finalmente, con este megacrédito, el Nación reduciría bastante su liquidez.

El presidente del Nación empezó a resistir la operación luego que se revelara la aprobación del crédito, que se hizo ingresar como un simple crédito más de la sucursal Pacheco.

Fuente: Política Argentina