El presidente de la nación, Mauricio Macri, aprovechó hoy la conferencia brindada en la residencia de Olivos junto al gobernador de la provincia de Córdoba juan Schiaretti, para criticar a los trabajadores de Aerolíneas Argentinas, que reclaman la apertura de paritarias.

Macri sostuvo que "todos tienen responsabilidades, hay sectores que no entienden el cambio que vive nuestro país" al referirse al gremio de los Pilotos, APLAS.

"Nos hemos comprometido a que esa empresa, que es nacional por decisión de los argentinos, tiene que funcionar dando el mejor servicio y en un período que hemos fijado de dos años, lograr que no lo cueste nada a los cordobeses, tucumanos, chubutenses, como nos ha costado hasta ahora", lanzó el presidente de la nación notablemente enojado con los trabajadores de la empresa.

En otro tramo de su alocución, hizo una comparación "poco feliz": "Hoy, Aerolíneas Argentinas nos cuesta dos jardines de infantes por semana. Tenemos que construir tres mil jardines para que todos los chicos de tres a cinco años tengan la posibilidad de recibir la mejor preparación antes de entrar al colegio".

Enseguida le adujo responsabilidades a los trabajadores de la empresa sin reconocer el momento de crisis económica que atraviesa el país: "Creo que todos tienen que entender, aquellos que tienen la responsabilidad de conducir una provincia, una ciudad, un gremio o una empresa que esta Argentina demanda que seamos todos seamos responsables y solidarios en lo que hacemos".

La empresa Aerolíneas Argentinas estuvo en manos de capitales españoles hasta el año 2008, cuando la ex presidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, decidió nacionalizarla.

Cuando la empresa pasó a mano del Estado Nacional contaba con 26 aviones operativos y el valor de la flota era de 342 millones de dólares.

En el 2015, la flota de la aeronaves llegó a ser de 70 unidades y el valor ascendió a 1635 millones de dólares, generando puestos de trabajo de mano de obra calificada a cientos de argentinos.

Por otra parte la empresa, aumentó sus destinos y en la actualidad vuela a 36 destinos de cabotaje y 24 destinos internacionales.

Hasta el año pasado el aumento de cantidad de pasajeros superaba el 80% y a principio de año 2015 el

superávit total (de la empresa) había ascendido a 14 millones de dólares.

Lejos de ser una empresa que genera pérdidas, Aerolíneas Argentinas, se convirtió en un símbolo de la recuperación económica de la Argentina en los últimos 12 años de gobierno.