En medio de la fuerte caída del jefe de Estado en las encuestas, el presidente llegó hoy al Congreso Nacional para realizar el discurso inaugural de sesiones ordinarias. La policía reprimió a los docentes que se encontraban en la puerta de la legislatura.

En su intervención anual para abrir las sesiones ordinarias del Congreso, el presidente Mauricio Macri criticó al gobierno anterior, prometió “transparencia” del Poder Ejecutivo por conflictos de intereses y criticó a los docentes.

A la hora de referirse a la anterior administración, el mandatario calificó como "una década de despilfarro y corrupción", sin embargo, en lugar de aplausos, consiguió que desde el público que ocupaba el recinto se escuchara a coro: "Correo, correo", en alusión al escándalo del Correo-Gate, que junto a Avianca y Odebrecht, son los casos en que la Justicia pone el ojo para investigar al Ejecutivo.

Por otro lado, los gritos de: "Calcaterra! Calcaterra!, de legsiladores y funcionarios de la oposición, se alzaron cuando Macri aseguró: "Hoy la obra pública dejó de ser un sinónimo de corrupción", en referencia a la tragedia ferroviaria de Once.

Antes del arribo del Presidente al Congreso Nacional, la policía impidió el paso a una marcha de docentes, a quienes luego respondió con ataques al gremialista Roberto Baradel, de Suteba.

Mientras Macri se pronunciaba de esta forma acerca del conflicto con los docentes, en inmediaciones del Congreso, trabajadores de la educación se manifestaban.

Los reclamos tenían que ver con que se convoque a una paritaria nacional y que se aumente el ofrecimiento realizado por Vidal en Provincia de Buenos Aires. Mientras Macri hablaba de que su gobierno es una gestión basada en el diálogo, la policía golpeaba con los bastones a los manifestantes, que protestaban pacíficamente con los guardapolvos en sus manos, alzados al cielo.

Adentro del recinto, Macri se ocupaba de anunciar el envío de proyectos de ley tendientes a fomentar la transparencia, para que "nadie dude de las decisiones" del Poder Ejecutivo ante posibles conflictos de intereses.

En los próximos días se publicarán "dos decretos sobre juicios y contrataciones para la gestión de conflictos de intereses", sostuvo en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el jefe de Estado resaltó la sanción de la Ley de Acceso a la Información Pública y la Ley del Arrepentido, al tiempo que llamó a los gobiernos de todos los niveles a "profundizar las políticas de integridad pública, para cuidar la transparencia y la confianza depositada" por los ciudadanos.

En alusión a las críticas y causas judiciales por el acuerdo con el Correo Argentino y la concesión de rutas aéreas a Avianca, el líder del PRO remarcó que su "deber ético es defender el interés público y el patrimonio del Estado".

Justamente hoy, Macri y varios funcionarios, junto a directivos de Avianca fueron imputados por la adjudicación de rutas a esa compañía aérea.

"Pedí a la Oficina Anticorrupción que cree un mecanismo para separar mi actuación ante cualquier suspicacia frente un potencial conflicto de intereses. Quiero que todo sea transparente y abierto y que nadie dude de las decisiones que toma este Presidente. En los próximos días publicaremos dos decretos sobre juicios y contrataciones para la gestión de conflictos de intereses", agregó.

"Hay muchos que no quieren que las cosas cambien, que se resisten y ponen palos en la rueda" dijo el primer mandatario y sostuvo que, para las reformas profundas, "hace falta tiempo". Dijo que desde la gestión de Cambiemos, "siempre" supieron que "el camino ibas a ser difícil", aunque eso "no nos tiene que impedir poder avanzar", sostuvo en otro tramo de su alocución, que duró una hora y un minuto.

Macri aseguró que el "2017 va a ser un año mejor que el anterior", y que su Gobierno mira "a largo plazo", porque el corto plazo es "más fácil", "pero se agota y deja a muchas personas peor que antes".

El Presidente destacó que, desde el inicio de su gestión, "mantuvimos, ampliamos y fortalecimos derechos sociales en jubilaciones, asignaciones y tarifas sociales".

Una de las parte de la alocución que arrancó aplausos del oficialismo en la Asamblea Legislativa fue cuando sostuvo: "Queremos saber qué pasó con el fiscal Nisman".

Macri afirmó que el titular de Suteba, Roberto Baradel, "no necesita que nadie lo cuide" al hacer referencia a las amenazas que el dirigente recibió en los últimos días, junto con su familia. Dijo de inmediato que hay que "cuidar a los docentes", que son víctimas de agresiones, cuando son atacados por alumnos o sus familiares en represalia por las sanciones que toman.

Además, abogó por "un salario digno" para los docentes, de quienes dijo, "tienen un papel clave" y necesitan "estar formados, motivados y reconocidos, enseñen donde enseñen", del mismo modo que pidió "apoyarlos en su tarea, como cuando son víctimas de agresiones".

Volvió a insistir en la reforma del voto electrónico: "Es una vergüenza que en el siglo XXI sigamos votando con sistema arcaico que se presta a la trampa".

Por otro lado, advirtió que para "resolver el tema de la inseguridad" hay que "dar un debate serio" sobre el "sistema de responsabilidad penal juvenil".