Se trata de Jorge Irigoin, un vejo conocido de la familia Macri que estuvo al frente de la empresa cuando fue privatizada. Es uno de los responsables de acumular la deuda que ahora el propio Macri le quiere condonar a su familia.

Tras la intención de Mauricio Macri de condonar la deuda de su padre en Correo Argentino, la lupa se posó sobre la empresa. Es por ello que ahora se conoció que el propio Macri dispuso que quien esté al frente del Correo Argentino estatal sea el mismo gerente que llevó a la quiebra a la empresa cuando estaba en manos del Grupo Socma, de la familia del presidente.

Se trata de Jorge Irigoin, quien pasó desapercibido y con perfil bajo durante el primer año de gestión de Cambiemos. Al menos hasta que se desató el escándalo luego de que una fiscal denunciara que Macri le condonó una deuda de miles de millones de pesos a su propia empresa familiar, que gestionó el correo hasta 2003.

Irigoin es un viejo conocido de la familia Macri. Fue titular del correo en la primera etapa en la que el grupo Socma, de Franco Macri, gestionó el servicio privatizado por Carlos Menem en 1997.

Ese año, Menem le dio la Empresa Nacional de Correos y Telégrafos (Encotesa) en concesión a Socma, que entonces puso adelante Correo Argentino SA, la concesionaria que gestionó el servicio postal oficial hasta que Néstor Kirchner le rescindió el contrato en 2003, luego de que en 2001 entrara en concurso preventivo, según relata el portal La Política On Line.

A esa situación llegó la empresa luego de acumular una deuda mayor a los 250 millones de dólares, tras la gestión de Irigoin.

Ingeniero de profesión, Irigoin es además un ex directivo de Siemens y ocupó la gerencia general de OCA entre 2005 y 2006. fue también presidente de Subterráneos de Buenos Aires, durante un corto período de tiempo.