A pesar de la estratagema del Gobierno según la cual los tarifazos gestión Cambiemos tuvieron que ser implementados porque Argentina se había quedado sin energía, en el caso del gas la verdad parece que ser que la escalada de precios fue para que los usuarios residenciales le subsidien a las petroleras las ventas al exterior que hacen incluso a precios por debajo del costo.

Es que, aunque parezca increíble, Macri está vendiendo el gas de Vaca Muerta al extranjero a la mitad del precio que le cobra a los consumidores argentinos exactamente por el mismo fluido. 

El valor del millón de BTU -una medida térmica utilizada para el comercio de gas- dispuesto por el gobierno nacional oscila entre USD 3,18 y 3,80. Sin embargo, por la misma cantidad del mismo fluido del mismo origen un usuario argentino paga el doble: hasta USD 7,50.

En Energía argumentan que ese valor irá descendiendo y que se aplica sólo a una parte del gas que consume un usuario residencial. Y agregan que el resto tiene valores similares al de exportación.

No obstante, llama la atención que con la "interpretación" más crédula se trata de una situación en la que los argentinos pagan por el gas argentino de Vaca Muerta entre lo mismo y el doble que lo que desembolsan desde el exterior. Es decir, el exceso de pago de los usuarios residenciales nacionales podría estar subsidiando las ventas al exterior que hacen las grandes petroleras, incluso a precios por debajo del costo.

Según fuentes del propio Ejecutivo que comparten en el sector empresario, estos precios regalos de exportación les son útiles a las compañías para ganar mercados nuevos. El valor de USD 7,5 por millón de BTU data de cuando lo impuso el gobierno de Cambiemos en 2016 y fue fundamental en el esquema que transformó al sector gasífero a partir de nuevos precios del gas y tarifas hasta 1500% más altas que en 2015.

Mientras tanto y de acuerdo con la información oficial, hay 21 pedidos de autorización de exportación de gas a Chile, tres a Brasil y dos a Uruguay, de los cuales prácticamente todos fueron aprobados. El promedio diario de las exportaciones de gas al país andino en las dos primeras semanas de enero fueron de 7,2 millones de metros cúbicos. Para que se tenga una magnitud del volumen en juego, cabe consignar que el promedio de las importaciones de gas desde Bolivia, un tradicional vendedor del fluido para satisfacer la demanda argentina, ha sido en el mismo período de 6 millones de metros cúbicos diarios. 

Fuente: Tiempo Argentino, Política Argentina