Así manifestó su sufrimiento el mejor jugador de fútbol del mundo, tras la muerte del líder histórico de la Revolución cubana. Aseguró que viajará a La Habana para participar del homenaje póstumo en la mayor de las Antillas.

Diego Armando Maradona se mostró muy apenado luego de conocer la noticia que Fidel Castro, su “segundo padre”, había fallecido anoche en La Habana. De visita en Croaia para ver la Copa Davis de Tenis, el ídolo indiscutido de todos los argentinos brindó unas declaraciones que expresan el dolor por la pérdida del comandante revolucionario.

Al expresar la muerte de Fidel, Maradona comparó: “Después de las muertes de Tota y mi viejo, es el dolor más grande que tengo, de verdad”, para luego informar que se enteró de la triste noticia: Me llamaron de Buenos Aires y fue algo muy chocante. Me agarró un llanto terrible, porque Fidel fue como mi segundo padre. Yo viví cuatro años en Cuba y Fidel me llamaba a las dos de la mañana para hablar de política, o de deporte, o de lo que se diera en el mudo, y yo estaba dispuesto para hablar. Este es el recuerdo más lindo que me queda. Cuando había algún evento siempre me llamaba para ver si quería ir, si quería colaborar y esto no se olvidará fácilmente”.

Maradona también recordó la última vez que vio con el comandante revolucionario y dijo: “Lo fui a ver hace tres años y me dejó una frase. Cuando entro al salón, se para y me dice ‘¿Te venís a despedir, no?’. Me dijo eso. ‘No, maestro, para nada’. Yo, con un llanto. Me sorprendió la noticia. Es como que me hubiese pegado un saque Del Potro en el pecho. Que te diga Fidel Castro si lo iba a despedir. ‘No, maestro’, le dije. Me largué a llorar porque quizás tenía más razón él que yo”.

“Me voy para La Habana. Quiero estar con Raúl Castro Raúl Castro, quiero estar con los hijos, quiero estar con el pueblo cubano que me dio tanto. Y despedir a Fidel, a mi amigo, al lado. Lo van a cremar. Y poder decirle toda la gratitud que tendré toda la vida. Él me habló muchísimo de la droga, me habló muchísimo de recuperaciones, me habló de que podía y pude. Y estoy aquí, hablando de él y lamentablemente hace tres años, quizás en el inconsciente mío, me fui a despedir. Todavía no hablé con nadie, porque es muy fuerte. Todo lo que está pasando.

A la hora de juzgar las tristes manifestaciones que suceden en Miami, Maradona expresó: “Viendo la televisión, es muy penoso ver que se festeje una muerte. Es muy triste. Da asco. Da asco realmente. Lo que hizo Fidel fue luchar por su pueblo. Y si eso no les gustó a los gusanos, bueno, lo lamento. Me parece que festejar una muerte es muy triste.

El 10 también recordó que Fidel lo llamaba a las 2 de la mañana “y nos tomábamos un mojito los dos, y hablábamos de los americanos, de Clinton. Yo le dije un día un día que tenía una foto de Clinton en una tapa de inodoro. Y me dijo ‘Quedate tranquilo que el que viene es peor’. Era W. Bush. Yo la tenía la tapa de inodoro porque me divertía”.