Sectores de la CGT, las dos CTA y movimientos políticos y sociales se movilizaron a Plaza Congreso para repudiar las reformas que el macrismo quiere imponer en tratamiento esprés. "Trescientos mil trabajadores vinimos a decirle a Macri y a los legisladores que no aceptamos el ajuste que quieren imponer en el país para beneficiar a los más ricos", aseguró el dirigente gremial Sergio Palazzo, que cerró el acto.

La convocatoria empezó al mediodía con la llegada de las columnas desde todo el país. Fue una marcha transversal que reunió a sectores peronistas más ortodoxos, al kirchnerismo y a la izquierda. Participaron dirigentes cercanos a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, como puede ser el propio Palazzo, Hugo Yasky, Walter Correa (diputados electos por Unidad Ciudadana), o Daniel Catalano, de ATE Capital, hasta Pablo Moyano, que fue muy crítico de la última administración K. Todos coincidieron en el rechazo a los cambios propuestos por Cambiemos.

"Esperemos que los legisladores no aprueben esta reforma previsional. Le vamos a dar pelea", dijo por su parte Moyano, otro de los oradores principales. "Se repite la historia. Cada vez que asume un gobierno liberal ataca a las organizaciones de los trabajadores, para ir por nuestros derechos", describió.

Además de Palazzo y Moyano, hablaron dirigentes de las dos CTA, Yasky y Pablo Micheli. Todos coincidieron en remarcar que "seguirá el plan de lucha contra estas reformas hasta que caigan", coincidieron.

"No descartamos un medida de fuerza", insistió sobre el cierre Palazzo. "El Gobierno profundizó la peor grieta, la que separa a los que pueden comen de los que no", dijo el bancario que llamó a "todas las organizaciones que todavía no lo hicieron a sumarse a esta lucha contra estas reformas que no son nuevas, que quieren instalar el ajuste para beneficiar a los ricos".