La CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores, que conducen Pablo Micheli y Hugo Yasky, se movilizan a Plaza de Mayo contra "los despidos" y en oposición al escaso bono de fin de año de dos mil pesos que el gobierno pactó con la CGT.

La marcha, que está convocada a las 17 bajo el nombre de "Jornada Nacional de Lucha", mostrará otra vez la unidad de acción de las dos CTA. Sobre las razones de movilizar, Micheli explicó que "el Gobierno deje de aplicar políticas neoliberales con conceptos de derecha que ya nos han llevado a fracasos profundos en la Argentina".

"Siempre hemos sido los trabajadores, los jubilados, los sectores más vulnerables quienes pagaron las consecuencias de estas situaciones", aseguró el dirigente sindical durante una conferencia de prensa que dio en la sede porteña de la CTA Autónoma junto a Yasky, en la que confirmaron la protesta.

A su vez, Yasky aseguró que la movilización incluirá a "estatales, docentes y trabajadores del sector industrial y de los servicios" que marcharán con una pancarta que tendrá la consigna "Ni hambre ni despidos", como "expresión de rechazo a este intento de compensar una pérdida salarial de casi 15.000 pesos con un bono de 2.000".

Los sindicalistas también se plantaron contra la CGT unificada. En ese sentido Yasky cuestionó que "hay una cúpula dirigencial que está mirando parecido a como miraban los dirigentes sindicales al principio de la década de los 90". "Quieren alargar la luna de miel (del Gobierno) cuando no hay tiempo para hacerlo", graficó.

La marcha también contará con el apoyo de distintos movimientos sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista Combativa (CCC) y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP).