El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, brindó una conferencia de prensa en la que disparó una fuerta polémica al ser consultado sobre el cierre de la fábrica Pepsico. El funcionario enfatizó que "el Ministerio de Trabajo no puede impedir ese tipo de decisión empresarial".

Peña habló en el Centro Cultural Kirchner (CCK) tras la reunión de gabinete ampliado que encabezó el Presidente Mauricio Macri. Allí respondió a las críticas por la intervención del gremio de Canillitas y despegó al oficialismo por el desplazamiento de Omar Plaini.

El jefe de ministros negó que haya "persecución política a los sindicatos" y argumentó que "tenemos un poder judicial independiente". Según Peña, "todos debemos estar a disposición de la justicia y también tienen que hacerlo los sectores sindicales".

El hombre fuerte del gabinete macrista también defendió la suba en el precio de los combustibles: "El aumento de la nafta tiene que ver con una política gradual de convergencia hacia precios internacionales. Ministerio de Energía, empresas y trabajadores acordaron que cada tres meses se pueda revisar el precio en base a una formula transparente que tiene que ver con el tipo de cambio y otras variables".

"Creemos que en este año va a acompañar la inflación y confiamos en que el camino de reducción de inflación está consolidado.La suba en el gasoil no va a impactar en el transporte", sentenció.