Lejos de interpretar las multitudinarias protestas de las últimas semanas, el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo, dijo que "hay gente que quiere vivir en el piquete, que Argentina sea un gran piquete".

"Hay gente que quiere vivir en el piquete. Ellos quieren que Argentina sea un gran piquete. Ahora si pensamos en cómo hacer para que la pobreza y la miseria termine, el camino no es el piquete", afirmó anoche en Canal 9 el senador.

Agregó que mientras que "unos tienen la agenda de la Argentina, otros tienen la de la manifestación política".

Hace unas horas una iniciativa presentada por el Movimiento Evita denominada "Kosteki y Santillán" propuso, entre otros puntos, garantizar los servicios médicos, que el ejercicio de la protesta no deba ser sujeto de autorización previa, y se prohíbe portar armas de fuego a policías que pudieran entrar en contacto directo con los manifestantes.

En un sentido similar se refirió el triunviro de la CGT, Héctor Daer, quien advirtió que relanzar el protocolo "antipiquete", tal como adelantaron las autoridades los últimos días, puede terminar en "una guerra de pobres contra pobres".

El dirigente sindical planteó dudas con relación al anuncio que realizó el gobierno nacional de actuar en caso de cortes de calles y accesos; y en el marco de las declaraciones de la diputada Elisa Carrió de que "no hay que reprimir, porque están buscando muertos".

Las expresiones se producen en medio de un avance del discurso represivo a la protesta social, que va acompañado de la victimización del Gobierno Nacional que denuncia intentos desestabilizadores en cada manifestación pública.