Ya lo advertía la senadora provincial Fernanda Raverta en el día de ayer, cuando sostuvo que desde los medios hegemónicos se reproducía los discursos más retrógrados que fortalecen las prácticas de violencia hacia la mujer.

La jornada de Ni Una Menos, dejaron al desnudo a los periodistas  que intentaron hacer reflexiones acompañadas de un tono solemne y música suave (nada más lejos para graficar el día que se vivió en Plaza de Mayo, miles de mujeres unidas en un sólo grito Vivas Nos Queremos!) para aggiornar un discurso que no esconde más que la reproducción de un lugar asignado para el género femenino, el lugar de lo privado, el lugar de las "AMAS DE CASA".

El periodista Mario Massaccessi, no fue la excepción, "en el día de hoy se abrió un paréntesis y las mujeres dejaron de hacer lo que habitualmente hacen en sus oficinas, dando clases, en sus casas" comenzó el periodista seguro de su lucidez discursiva respaldado por sus años de trayectoria en los medios masivos de comunicación.

"Tal vez quedaron los platos, por un rato (se preocupó por aclarar...), sin lavar", soltó Massacessi.

Y sí, el único lugar que el periodista se permite imaginar a la mujer por lo menos ante las cámaras de televisión.

Se encargó además, de aclarar que el mundo no se "paró" por esto pero se mostró esperanzado de que haya cambios después de la jornada vivida ayer. Quizás deba empezar por mirarse frente al espejo.