El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, es el encargado desde 2015 de llevar adelante el ajuste en el Estado nacional. Cercano al presidente Mauricio Macri, Ibarra coordina los despidos y el achicamiento de diferentes áreas, antes estratégicas para el kirchnerismo, como puede ser Derechos Humanos o el INTI, por citar solo dos casos.

Mientras a muchos estatales les va cada vez peor, a Ibarra la vida le sonríe: sigue poniendo a hombres de su confianza en muchos lugares claves de la administración nacional. Ahora, sumó en la conducción en la empresa estatal Arsat y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENaCom) a dos hombres muy cercanos, como Guillermo Baistrocchi y Raúl Martínez. El primero es además un histórico del Grupo Macri.

"En la transición, antes de nombrar a un reemplazante de Rodrigo (de Loredo), el ministro quiere tener un día a día de la empresa, que por el momento lo tiene con Martínez, que funciona como un coordinador", dijo una fuente del Ministerio de Modernización al diario Clarín. Lo llamativo es que Martínez no fue designado oficialmente como nuevo CEO de Arsat aunque ya se desempeña de hecho en esa tarea.

De esta manera, Ibarra se configura como el tridente de mayor confianza de Macri en lo que respecta la gestión del Estado, por debajo del Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del vicefeje, Mario Quintana. Los tres van colonizando prácticamente todas las áreas del Gobierno nacional.