El jefe de Gabinete de la Nación y el ministro de Transporte, Marcos Peña y Guillermo Dietrich, respectivamente, designaron al  ex Capitán de Corveta del Ejército, Alberto Daniel Bertrán, como el nuevo Director de Coordinación de Control y Fiscalización Vial.

La designación de Beltrán al frente de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial. “A partir del 1° de junio de 2018 con carácter transitorio, por el término de CIENTO OCHENTA (180) días hábiles contados a partir de la fecha de la presente medida, al señor Alberto Daniel BERTRAN (D.N.I. N.º 14.477.367), como Director de Coordinación de Control y Fiscalización Vial de la DIRECCIÓN NACIONAL DE COORDINACIÓN INTERJURISDICCIONAL de la AGENCIA NACIONAL DE SEGURIDAD VIAL, organismo descentralizado actuante en la órbita del MINISTERIO DE TRANSPORTE”.

Beltrán fue denunciado por aplicar torturas a tenientes y oficiales en 2004 en Puerto Belgrano, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Bahía Blanca.

El teniente de fragata, Bernabé Sergio Néstor Cardozo, fue el encargado de radicar la denuncia al declarar que fue obligado junto a otros compañeros a quedarse sentados en una zanja por la que circulaba agua hirviendo. Por las quemaduras que sufrieron en las piernas, glúteos y zona testicular, debieron ser internados en el hospital naval de Puerto Belgrano.

En una nota publicada por Clarín en 2006 se recordó que la Unidad finalizaba su recorrido por una zanja que se encuentra dentro de las instalaciones del cuartel de la Escuela de Infantería de Marina, por la que corre agua a cien grados centígrados. Cardozo y varios de sus compañeros fueron obligados a “permanecer sentados dentro de la misma hasta que pase el último comando anfibio recién egresado”, señaló en su testimonio el teniente de fragata.

Minutos después, Cardozo debió ser trasladado a la enfermería de la Escuela de Infantería. “Fui atendido por la cabo primero enfermero Sandra Susana Sierra, quien constató que poseía quemaduras de primero y segundo grado”. Allí estuvo tres días, hasta que fue trasladado a la guardia médica del hospital naval donde se decidió que permaneciera internado “debido a la gravedad de mis quemaduras”.

El 21 de abril de 2009 Bertrán fue procesado por ser hallado “autor prima facie penalmente responsable del delito de lesiones culposas agravadas”

Lo curioso del tema, además, es que el otro implicado en las torturas, el capitán de fragata Alejandro Daniel Pereyra, es también funcionario del gobierno de Cambiemos. Pereyra fue elegido a principios de este año como Director de Seguridad por el intendente Mariano Uset del municipio de Coronel Rosales, Punta Alta, Provincia de Buenos Aires.