El Grupo Macri es socio de la constructora brasileña en el fondo de inversión Blackwood Group, creado en 1998. En esa fecha, Macri era vicepresidente ejecutivo de Socma (Sociedades Macri). Hace unas semanas, la Procuración argentina advirtió que desde Casa Rosada ponían obstáculos para avanzar en el caso de Odebrecht, acusada de pagar coimas en varios países del mundo.

"Desde 1998, cuando Mauricio Macrì era su vicepresidente ejecutivo, Sideco Americana es socia de Odebrecht en el fondo de inversiones Blackwood. Lo conocido hasta ahora es menor ante los negocios de energía, construcciones, petróleo y gas, consultoría, minería, finanzas, fusiones y adquisiciones, que comparten en Europa, Asia, Africa, Medio Oriente, Norte, Centro, Sudamérica y el Caribe", explicó en un artículo periodístico Horacio Verbitsky.

Además, el periodista recordó que fue un banco caribeño de Odebrecht el que se sumó a la maniobra del Grupo Macri en el Correo Argentino. "Según el dictamen de la fiscal general Gabriela Boquín el Meinl Bank (filial de un banco austriaco en la guarida fiscal de Antigua & Barbuda) compró créditos del BID y del Banco Mundial contra el Correo Argentino por 400 millones de dólares, con la expectativa de recuperar sólo 8 millones", señaló el cronista de Página 12.

De esta manera, se conocen nuevos vínculos entre el propio Macri (y no solo su entorno) con Odebrecht. En el caso del soterramiento del ferrocarril Sarmiento, la constructora brasileña se unió con IECSA que ahora pertenece al primo del presidente, Ángelo Calcaterra. Sin embargo, en 2006, cuando se aprobó el soterramiento, IECSA pertenecía al propio mandatario argentino.

De allí que vuelva a tornarse verosímil la afirmación de la Procuración argentina, conducida por Alejandra Gils Carbó, que asegura que desde Casa Rosada se obstaculizó la investigación por el caso Odebrecht. En las últimas semanas, desde el Ejecutivo volvieron a la carga contra Gils Carbó, preocupados por su rol en la sensible causa.