El proyecto lo están elaborando desde el “equipo” de Hernán Lombardi, titular del Sistema de Medios Públicos que tiene sus oficinas en el CCK, que es la sigla que adoptaron en el PRO para no tener que mencionar a Kirchner.

A pesar de las fuertes críticas al Centro Cultural Kirchner por que no estaba terminado y por otras tantas, cuando asumió el gobierno Mauricio Macri, el edificio fue utilizado para eventos de importancia de Estado: para recibir al presidente de Estados Unidos, Barack Obama y para reuniones de gabinete y de presentación de proyectos como el de la reforma política.

Debido al lugar de jerarquía que le imbuyeron al edificio, en el Gobierno creyeron pertinente cambiarle el nombre por uno menos político. En febrero, cuando el presidente de Francia, François Hollande, visitó el edificio, la TV Pública se refirió al centro como “Centro Cultural del Bicentenario”.

Ese era el nombre original que había planeado el Frente Para la Victoria (FPV) cuando se encontraba en la Casa Rosada, pero con el inesperado deceso de Néstor Kirchner se decidió ponerle el nombre del ex presidente. Se especula con que el Gobierno de Macri podría bautizarlo con el nombre original.

Esta semana, Macri le cambió el nombre al Museo del Bicentenario ubicado debajo de Casa de Gobierno por el de “Museo de Casa Rosada”, en un acto al que invitó a las máximas figuras de la UCR para homenajear a Arturo Illia.