A través de la firma Braskem Argentina SA, el gigante brasilero declarado culpable de pago de coimas, giró fondos para la campaña del PRO. El monto total llega a medio millón de pesos.

En marzo 2015, a meses de las elecciones presidenciales, el PRO realizó una cena de 50 mil pesos el cubierto para recaudar fondos para la campaña. Rodeado de celebridades y amigos, Mauricio Macri logró juntar una cantidad de 250 empresarios que aportaron en la campaña unos 120 millones de pesos. Hoy, dos años después de aquella noche en el pabellón amarillo de la Rural, se supo que Odebretch aporto medio millón de pesos a la campaña del entonces precandidato del PRO, a través de su firma Braskem Argentina SA, empresa vinculada a prácticas ilegales y sobornos admitidos ante la Justicia de Estados Unidos. Fuentes informaron a La Nación que "Braskem es la compañía del holding Odebrecht para el mercado petroquímico y tiene una filial en la Argentina. El gigante brasileño utilizó la estrategia de hacer figurar el nombre de esta firma controlada de bajo conocimiento público para evitar exponerse públicamente".

En el marco de la causa están implicados el titular de la AFI y gran amigo del presidente, Gustavo Arribas, y hasta su primo Ángelo Calcaterra. José Torrello, apoderado del PRO dijo que “la donación es totalmente legal” y agregó que los señalan “porque hacemos las cosas transparentes, recibimos ese aporte y lo mostramos porque no hay ningún conflicto”.

En diciembre pasado, en el marco del escándalo que destapo el caso Petrobas, la compañía Odebrecht se declaró culpable por haber cometido actos de corrupción en Brasil.