La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, montó un "operativo distracción" para poder votar a escondidas y así evitar la presencia de la prensa que estaba desde temprano aguardando su llegada.

La ministra se presentó a su lugar de votación apenas abrieron las mesas para poder pasar desapercibida, montó en el lugar un fuerte dispositivo de seguridad para evitar que la escrachen. De esta forma pudo votar en la escuela del barrio de Palermo a las 8:05 de la mañana, la funcionaria de seguridad utilizó otra puerta para entrar al establecimiento y de esta manera esquivó a la prensa que esperaba en la puerta principal para consultarle sobre el caso Maldonado.

La "operativo distracción" consistió en que los autos de su custodia se estacionaron frente de la entrada de la escuela con la intención de simular que se encontraba la ministra.

Tambien se supo que más temprano manifestantes habían arrojado panfletos con la cara de Santiago Maldonado.