El presidente fue al pueblo Santafesino de Nueva Esperanza para entregar viviendas a los damnificados por las inundaciones. Montó una puesta en escena para el acto y la difusión, que fue destrozada por los propios vecinos.

El presidente Mauricio Macri fue al barrio Nueva Esperanza de la ciudad de Santa Fe. El motivo de la visita era la entrega de viviendas a los vecinos que debieron ser relocalizados por la emergencia generada por las inundaciones.

Aunque todo se notó muy acomodado, los vecinos, en declaraciones a la prensa aseguraron que el barrio fue arreglado a último momento por la llegada del mandatario y que las cámaras no mostraron una protesta que desarrollaban en paralelo.

"Acá hay basurales a cielo abierto. Ayer vinieron y levantaron todo. Cortaron los yuyos que tenían dos metros, porque venía el presidente. Tuvieron suerte de que hoy no les llovió, sino esto se inunda todo", dijo Manuel, un vecino, en una entrevista con la radio LT9.

"Nosotros fuimos con carteles para denunciar el estado del barrio. Los basurales, la maleza, todo, se maquilló por la llegada de un funcionario", dijo otro vecino, quien además aseguró que "gente de civil, que no se quiso identificar, nos quiso sacar los carteles que teníamos y nos pidió que nos retiráramos".

En el video difundido de manera oficial que mostró el acto de Macri, se puede ver que un grupo de unas diez personas están junto al presidente, mientras que el resto está detrás de unas vallas.

"A nosotros, no nos dejaron ni siquiera entrar a ver las viviendas", dijo otro de los vecinos, contando la realidad que el montaje dejó fuera de la escena.