"Nos fundimos", avisa este cartel ubicado en un local comercial, que tiene que empezar a vender todo al costo para poder sacarse de encima la mercadería y cerrar. 

Esta imagen se hizo cada vez más común desde la asunción de Macri. Los tarifazos, los aumentos en todos los órdenes, la destrucción de las Pymes, del empleo, y la crisis en la que ingresó el país, lograron un récord en lo que respecta al cierre de negocios. 

Solo en el mes de enero de este año cerraron más de 2.500 comercios, o sea, 82 comercios por día en el área Metropolitana de Buenos Aires.

Las imágenes pueden verse por doquier. Por ejemplo, en las famosas galerías de Avenida Cabildo, donde siempre circuló gran cantidad de gente, y hoy parecen un esqueleto. 

Fuente: Diario Registrado