Ocurrió cuando apenas faltaba un minuto para cumplirse el plazo otorgado por Emilio Monzó. Un asesor de Cambiemos ordenó al legislador Alfredo Olmedo para que se levante y así dejar sin quórum la sesión.

El Congreso fue escenario de un nuevo escándalo, cuando este miércoles la oposición intento realizar una sesión especial para tratar los fuertes tarifazos que se vienen registrando en todo el país.

La sesión se levantó tras una hora de espera para reunir el quórum. Solo les faltaba a la oposición un legislador.

El escándalo comenzó cuando el diputado oficialista por Salta, cumplió con las ordenes de un asesor de Cambiemos y a un minuto de comenzar la sesión se levantó y dejó sin quórum la sesión.

Al mediodía, el presidente de la Cámara baja cumplió en levantar la sesión. Había 128 diputados, pero ya no estaba Olmedo, contra quien cargó la diputada Camaño en el inicio de la sesión en minoría. “Hubo una maniobra oscura que nos remonta a los peores momentos de esta casa; esto es peor que el diputrucho”, clamó la legisladora, que alertó que hubo una persona que se acercó hasta el diputado Olmedo para hablarle y tras eso se levantó. Fue justo cuando llegaba el legislador que faltaba para reunir el quórum, que sin Olmedo ya no se alcanzó entonces.

Rossi le reclamó a Monzó falta de tolerancia para alcanzar el quórum. “La cuestión de las tarifas está agobiando al conjunto de los argentinos; es insostenible para muchos ellos”, sostuvo el jefe del bloque del FPV.

Desde el bloque del Frente Para la Victoria (FPV) se había anunciado poner en tratamiento seis proyectos para congelar los incrementos de tarifas y retrotraer su valor. La solicitud fue acompañada por el Movimiento Evita, el Frente Renovador y el Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), entre otros.

También estuvieron José Luis Ramón y dos integrantes del Frente Cívico por Santiago, entre ellos la exgobernadora Claudia Zamora.