Elisa Carrió utilizó el momento que se le dio la palabra para hablar sobre una iniciativa del diputado del Frente Renovador, Daniel Arroyo, que propuso un plan de microcréditos, para tratar de explicar qué quiso decir cuando le pidió a la clase media que siguiera dando propinas y pagando changas como forma de superar la crisis económica.

“Quiero aclarar cuando dije que era necesario que se mantengan propinas y coimas”, fue su poco afortunada frase, que hizo estallar a las bancadas opositoras. “Lo miré a usted y me vino el lapsus del hermano de Rossi. Fue un lapsus Rossi”, trató de salir del mal paso Lilita, haciendo referencia al empresario transportista Alejandro Rossi, hermano de Agustín, jefe del bloque del FpV-PJ.

Pese a la lluvia de críticas, Carrió insistió en su idea como “forma de solidaridad en momento de crisis”. Además, prometió llevarle más dinero al mozo de La Plata que la atendió y se quejó porque sólo le dejó cinco pesos de propina. 

Carrió admitió que le había dejado sólo cinco pesos de propina a un mozo que la atendió en La Plata pero aseguró que fue porque no tenía más dinero. “Lo que dijo el mozo que le di los cinco pesos y monedas es cierto, por un café y dos tostados. Era la única plata que tenía, le mostré la billetera y le pedí perdón, cuando vuelva a La Plata (o sea 200 km) le voy a llevar más”, sostuvo Carrió en Twitter. Sin embargo, el mozo platense Franco, de 31 años, sostuvo que la legisladora no le mostró la billetera y tampoco tomó un café, sino un gin tonic.

Mirá el video:

Fuente: Diario Registrado, Página 12