Después de siete temporadas, el programa de Marcelo Tinelli volvió a presentar su espacio de humor político y abrió la Casa de Gran Cuñado. El puntapié de la sátira estuvo a cargo del ingreso de Mauricio, el personaje de Freddy Villarreal sobre el Presidente de la Nación.

Con constantes promesas, referencias a la felicidad y una oratoria fallido y de zona norte, la imitación del líder de Cambiemos no causó mayor inserción entre los televidentes y logró un pico de 22,6 puntos de rating. Además, el humorista centró su aparición en apreciaciones sobre el "esperado" segundo semestre.

En contraposición a la presencia macrista, que contó con una pequeña hinchada en la tribuna liderada por el Mago Sin Dientes, luego fue el turno de José Ottavis, referente kirchnerista y uno de los líderes bonaerenses de La Cámpora.

La representación del bonaerense estuvo a cargo de Marcos “Bicho” Gómez estuvo acompañada por Fatima Florez, en el cuerpo de Vicky Xipolitakis, mediática ahora ex pareja del diputado provincial.

En el duelo de personajes, José y sus cargadas a los militantes de La Cámpora, lograron derrotar a Mauricio en rating por más de dos puntos.

La presencia del legislador del Frente para la Victoria, en el piso de Showmatch para “cruzarse” con su imitador y proponerse a juegos románticos con Vicky, logró que el programa salte de 22,4 puntos a 24.

Este viernes, la Casa de Gran Cuñado recibirá a dos nuevos integrantes, la gobernadora María Eugenia Vidal y el mandatario salteño Juan Manuel Urtubey.