Pablo Moyano, aseguró que su pedido detención inmediata ordenado por un fiscal de Lomas de Zamora  "es por pedido del presidente" Mauricio Macri y consideró "irrisoria" la acusación en su contra de ser la cabeza de una supuesta asociación ilícita que involucra a la barra brava de Independiente.

En diálogo con la radio La Red, el dirigente gremial también señaló que si la Justicia lo llama a declarar, lo va a hacer: "¿Qué, me voy a fugar? Por supuesto que voy a declarar, yo estoy a derecho. Ojalá me citen a declarar, con mucho gusto lo haría".

Desde Singapur, donde fue nombrado vicepresidente de la Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), Moyano precisó que va a llegar a la Argentina el jueves a las 20 y rechazó "el show mediático" en torno a su eventual detención.

"Esta es una acusación irrisoria que ha hecho un delincuente (por el barrabrava "Bebote" Álvarez)", sentenció el hijo de Hugo Moyano, quien sostuvo que "le diría (a Macri) que si tiene corazón se fije en los millones de Argentinos que perdieron el trabajo y que le aumentan las cosas".

El gremialista destacó que cuando llegaron a Independiente se encontraron con "un club quebrado y nadie investigó, investigan ahora" y remarcó que hoy pusieron al club "de pie, las cuentas están en orden, terminamos el estadio".