Un claro ejemplo que exhibe hasta dónde pueden llegar las presiones de la iglesia a la hora de definir un voto para leyes como la de legalización del aborto seguro y gratuito.

El legislador, de formación católica, había emitido un comunciado en el que reconocía la importancia de la interrupción legal del embarazo como política de salud pública y que iba a votar a favor. 

“El próximo miércoles en la Cámara de Diputados en el momento que tenga que votar lo voy a hacer en contra del proyecto que despenaliza el aborto. Y, repito, lo voy a hacer en contra y desprendido de cualquier presión, de un lado o del otro. Yo no soy el centro de esta discusión, es la vida”, anunció en tono rimbombante y apelandio al discurso de los sectores más conservadores de la Iglesia.

“He transitado un proceso muy largo y tortuoso”, aseveró pese a decir antes que no se trataba de él. En ese marco, dijo que analizó “un centenar de opiniones de personas a favor y en contra, con muchas cosas que han hecho ruido (sic)”.

“Hay que tener clara una cuestión, que lo que se está resolviendo en este momento es sobre la interrupción de la vida. Vaya tema que si es delicado. Y es interrumpir la vida de alguien que ha sido gestado en el seno materno”, completó ya con la intención clara de desviar el eje de discusión.

Mirá el comunicado en el que Ramón dijo que votaría a favor:

Mirá el video:

José Luis Ramón y su postura sobre el aborto

Fuente: Portal de Noticias