Sobre el destino de los subsidios, por el cual fue consultado en las distintas preguntas de los diputados, sostuvo: "hoy no puedo contestar si fue dirigido o no adonde debían ser dirigidos".

El ministro también aseguró que mientras se resuelve el conflicto tarifario "el servicio público se va a continuar prestando", y destacó que "no se le cortó a nadie el servicio por no pago".

Por otro lado, sostuvo que "no estamos mejorando el cuadro tarifario para que las distribuidoras distribuyan dividendos" sino que tiene que ir a inversión". En cuanto a las inquietudes por la tarifa social, planteó que hay un "comité de evaluación" para analizar los casos.

Sobre el compromiso de inversiones futuras en el área energética, el ministro señaló que "pensamos discutirlo en la revisión integral en los próximos meses". También justificó el tope de 400 por ciento en el monto de la facturación del gas al alegar que "fue una medida para llevar tranquilidad" a los usuarios.

Por último, aseveró que es Argentina "la que tiene que generar las condiciones para que vengan las inversiones" del exterior.

Aranguren, sostuvo este martes que la readecuación de las tarifas eléctricas "ha sido en forma gradual como lo permitía la herencia recibida" y precisó que en promedio los usuarios "han multiplicado su factura 5 veces, es decir 40 por ciento y no en 1.600 por ciento como ha sido la inflación" en los últimos 12 años, ante un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, donde aseguró además que Argentina "sigue estando en el 25 por ciento de las tarifas que tienen los países vecinos".

El ministro aseguró que los subsidios de las tarifas de luz y gas fueron "a los sectores más ricos" durante la última década, ante un plenario de comisiones de la Cámara baja, donde sostuvo que en cambio el gobierno de Mauricio Macri, "redujo" subsidios para esos sectores pero, dijo, "mantuvo un monto de un millón de subsidios para la denominada tarifa social".

Aranguren aseguró que "en estos últimos 12 años Argentina pasó de tener energía abundante, nacional y barata a tener energía escasa, importada y cara", al exponer ante un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados, en el que no está presente el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, a pesar de que el diputado del Frente para la Victoria preside una de las comisiones convocantes

Las fuentes anticiparon que la estrategia del oficialismo estará centrada en hacer referencia a la herencia recibida por parte del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y la política energética llevada adelante durante la gestión del ex ministro de Planificación, Julio De Vido, que estará presente en la mesa central del plenario como presidente de la comisión de Energía de la cámara baja.