La ministra de Seguridad de la Nación justificó el asesinato de Facundo Ferreira a manos de la policía de Tucumán al adherir a la hipótesis de un enfrentamiento entre el nene y la fuerza de seguridad.

"Disparar o no por la espalda depende de la situación”, acusó y aseveró que “el gatillo fácil es cuando un policía no le gusta la cara de alguien y lo mata”. Por si fuera poco, Bullrich busco relacionar las demandas de los gremios con el accionar policial: “Cuando el que dispara es un gremialista, los sindicatos no dicen nada”.

Al ser consultada acerca de las numerosas muertes en manos de la Policía luego del caso Chocobar, la ministra descartó todo tipo de responsabilidad sobre los uniformados: "En primer lugar, acá no hay ningún caso de gatillo fácil. Además, si uno mira los números, hemos bajado en casi un 60% la muerte de policías, no será que esto es mejor porque protege policías?"insistió. "Si la Policía siente que cada vez que actúa termina en una situación de ser analizada por la Justicia, cuando lo hace en defensa de un ciudadano, lo único que se va a generar es parálisis", agregó.

La ministra señaló además que "lo que se alentaba antes era que si una persona estaba armada" y le disparaba a un agente, esa acción "se justificaba" y que si el uniformado moría durante el enfrentamiento, "a nadie le importaba".

Bullrich resaltó que "lo que hay que preguntarse es por qué" un menor de esa edad tiene una pistola y pidió "bajar la violencia".

"Nosotros estamos con toda la capacidad para determinar cuál tiene que ser la política criminal del país. El mensaje a las fuerzas es que, frente a una situación de delito, de flagrancia, tienen que actuar", resaltó la funcionaria.

Mirá el video: