La legisladora de Cambiemos criticó al presidente de la Nación ya sus votantes. También repartió reproches al padre del mandatario y Durán Barba. Momentos de misticismo y denuncias.

Elisa Carrió brindó una entrevista a Infobae en donde repasó su vida político pero también su vida privada. Consultada por su relación conflictiva con personajes históricos de la polítca argentina, Lilita habló sobre cómo ve ella al Presidente de la Nación, Mauricio Macri a quien asegura que le dio "empoderamiento".

"Juliana le dio la familia que no tenía y creo que Antonia también le cambió la vida, porque la presencia de la ternura te cambia, te aleja de las… ¡Estaba por decir una barbaridad! Te aleja del mamotreto ese que tienen en Punta del Este, Manantiales… un espanto. ¿Viste que es un mamotreto? Es una cosa que a mí siempre me impresionó. Se lo digo en la cara porque esa cosa es espantosa. Tiene un mal gusto ese Franco Macri…", analizó Lilita sobre la vida de Macri.

Rápidamente despejó que hable con el Presidente sobre su padre, y afirmó que le dice: "Hacete cargo vos, yo me hago cargo de mi mamá, de mi papá, de todo. Pero yo nunca les traslado a los hijos los problemas de los padres", en alusión a ciertos conflictos de interés con los que Macri debió lidiar por negocios familiares.

"El ascenso social antes estaba dado por la integridad y por la cultura. Ahora está dado por la plata. Todos quieren dinero. Y la gran pregunta es: ¿Vos qué querés: tener o ser? Es mi pelea con Durán Barba, con todos los asesores de imagen. El día que lo vi, le dije: `Qué horror conocerlo´. Estaba Juliana Awada al lado, se quería morir", relató sobre su relación con el gurú electoral ecuatoriano.

Luego de criticar los productos del marketing político, le preguntaron por las declaraciones de Macri cuando había dicho que era imposible un triunfo de  Donald Trump a lo que Carrió sorprendió con su respuesta: "Si él fue presidente, ¿por qué no lo va a ser Donald Trump?".

"No estoy hablando en el sentido malo, estoy diciendo que si vos seguís determinadas reglas de marketing político y te vendés como producto, adelgazás, estás coacheado, hablás siempre en el mismo tono y todo está divino, y no decís nada porque la gente muchas veces no piensa nada y le encanta el que dice "hola querida, cómo te va",… qué sé yo, parecés mi tía. Pobres mis tías que son divinas", agregó Elisa contra un metodo que suele emplear el PRO para todos sus candidatos, en especial en la gobernadora Vidal.

Por último, comentó como se imagina que será su día del juicio final: "Yo tengo cierto sentido elitista que por ahí me trampea. Detesto lo vulgar. Detesto los nuevos ricos. Detesto los ladrones. Detesto los que tienen esos autos insoportablemente grandes. Todo eso me parece vulgar. Entonces yo no me imagino a Dios diciéndome en el Juicio Final "le tuviste miedo a Aníbal Fernández" ¿Vos te imaginas cosa más vulgar que tenerle miedo a Aníbal Fernández? Con esos bigotes, con esa cosa…. O a De Vido. Eran tipos que te daban como asco. Yo me voy al infierno por estúpida. Yo a ellos no les tengo miedo, le tengo miedo a Dios, pero en serio".