“El papel del FMI no es respaldar el pago de las obligaciones de deuda que vencen en un país miembro, sino señalar una mejor gestión económica para catalizar nueva deuda e inversiones” cuestionan.

La publicación, narra los intentos sutiles de lobby de la directora del Fondo, Christine Largade, por lograr el apoyo de los principales acreedores de la entidad, para poder afrontar el salvataje que en el último tiempo solicitó Argentina, y así evitar que se evoque a futuro el papel del FMI, en otro estallido argentino como el de 2001.

“Los miembros del FMI son simples mortales que cometen errores demasiado seguido, como el haber creído en el optimismo desmedido de los gobernantes de argentina acerca del interés por su moneda y bonos” sentencia.  Y le recuerda a los economistas e inversores que consultan el periódico, que el gobierno argentino en los últimos dos meses se alejó del camino pactado, y que las negociaciones para este nuevo salvavidas se deberán llevar desde foja cero, por cuanto, el primer desembolso de 15 mil millones fue una pérdida de sus recursos.

Fuente: Noticias en Red