A través de un informe publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), se conoció que empeoraron los pronósticos para el país. De esta manera el organismo crediticio reveló una mirada negativa para el futuro. 

Por primera vez el FMI reconoce que la inflación de Argentina durante el 2019 cerrará en 40% y la caída del PBI será del 1.3%, un número superior a lo que medieron la última vez. Para el 2020 recortaron el crecimiento de 2.2% a 1.1%. 

"La revisión para 2019 (-1,3%) refleja la débil recuperación (especialmente en el consumo interno y las importaciones) en el primer trimestre y las menores expectativas de crecimiento en los socios comerciales de la región (Brasil en particular)", enfatiza el informe del board del organismo internacional. 

"Con la inflación persistente, las tasas de interés reales deberán permanecer altas por más tiempo, afectando la demanda interna y las importaciones", añade el documento, y detalla que la deuda de mediano plazo representará un 60% del PBI para 2024. 

Los técnicos del FMI, a su vez, criticaron los beneficios fiscales que la reciente ley de Economía del Conocimiento aplicó para sectores como el software o la biotecnología: "Crea importantes riesgos para los objetivos fiscales de mediano y largo plazo, que requerirán una examinación cuidadosa".