Sandra Crucianelli, del consorcio de periodistas que investiga el Paradise Papers, reveló que el ministro Caputo es administrador de un fondo en las Islas Caimán.

Meses atrás, una investigación impulsada por la revelación de los Paradise Papers develó que Luis Caputo, junto al financista radicado en Miami, Martín Guyot, administraron dos fondos de inversión en Islas Caiman.  Se trata del fondo Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami con ramificaciones en Delaware y las Islas Caimán (dos jurisdicciones donde rigen el secreto y las ventajas fiscales); y de Alto Global Fund, un fondo de cobertura del conglomerado de Noctua dedicado a administrar inversiones de alto riesgo y alta rentabilidad en mercados emergentes.

Según, Sandra Crucianelli, integrante del consorcio de periodistas que investigan los millones de papeles del Paradise Papers, la información fue revelada tras un pedido de información a la Bolsa de Valores de los EEUU, que sacaron a la luz los fondos que el ministro Caputo administró en Islas Caimán. “No queda ninguna duda de que el ministro Caputo era en 2014 y 2015 dueño mayoritario de estas compañías y por lo tanto omitió consignar esa información en su declaración jurada lo cual constituyó un delito”, aseguró la periodista.

A su vez, explicó que entre los delitos que pueden recaer sobre el titular de Finanzas, se encuentra una presunta omisión maliciosa, presunción de lavado de dinero, y presunta violación a la ley de ética pública: “Estamos hablando de fondos que en total superan los 300 millones de dólares por los cuales el Ministro tenía una ganancia y hay un ocultamiento de esas ganancias. Cuando fuimos a entrevistar personalmente mintió. Nos dijo que él había sido un asesor y que no había percibido ningún dinero por este concepto”, dijo. En la misma línea, advirtió que lo expuesto por el titular de Finanzas, “No se ajusta a la realidad porque en los documentos de la Bolsa de Valores de los EEUU claramente se declara que tanto Luis Caputo como Gullot percibían comisiones fijas y variables por los valores de las inversiones que manejaban”.

Además, Crucianelli marcó que “está la cuestión de dónde salieron esos fondos”, y detalló que desde el consorcio de periodistas que investigan delitos financieros, “manejamos la hipótesis que son fondos no declarados ante la AFIP porque si vos tenes fondos declarados ante la AFIP no vas a colocarlos en las Islas Caimán”, y añadió: “vas a una jurisdicción secreta para proteger esa información y proteger ese dinero del fisco”.

Más adelante, hizo alusión al posible delito de violación de la Ley de Ética Pública que rige para todos los funcionarios del Gobierno, que establece que ningún funcionario puede tomar acciones en asuntos en los cuales tuvo intereses 3 años antes de asumir. “De acuerdo a la investigación el tipo de fondo que describe es algo muy parecido a un fondo buitre”, puntualizó Crucianelli y recordó que fue justamente el ministro de Finanzas quien fue enviado por Mauricio Macri para negociar los montos de la deuda con los denominados “fondos buitres”.