A pocas horas de que se confirmara la presencia de Macri en la misa del domingo por el Milagro, miembros de la iglesia comenzaron a inquietarse. Es que temen que los fieles reaccionen de mala manera a su presencia y se pierda el sentido de esta fiesta de la fe.

Uno de los miembros de la pastoral salteña que se expidió al respecto fue el padre Raúl Méndez, quien envió un comunicado: "Es oficial el anuncio de que Macri pretende venir para la Misa del día 15 de setiembre. Junto con otros miembros del clero manifiesto mi oposición a tan inoportuna visita. En estas circunstancias su presencia será una provocación, que provocará la lógica reacción. No tiene sentido venir a empañar la fiesta de los salteños. Lo más razonable es que suspenda semejante previsión y nos deje tranquilos. Mas bien que se ocupe de resolver los graves problemas en que embarcó al país".

Fuente: Diario Registrado