La encargada de la cartera nacional de Seguridad, Patricia Bullrich, al ser consultada por la posibilidad de que el caso Chocobar derive en que los ciudadanos salgan a hacer justicia por mano propia, propuso: “El que quiera estar armado, que ande armado; el que no quiera estar armado, que no esté armado; la Argentina es un país libre”.

El efecto Bolsonaro no tardó mucho en llegar a nuestro país y desde antes que el candidato de la ultraderecha brasileña ganará el balotaje presidencial, diferentes personajes de la política argentina públicamente brindaron declaraciones que están por fuera de la Ley o que bien pudieran ser efectuadas en el medio evo.

Frente a la protesta de estudiantes universitarios, la alta funcionaria defendió una vez más al policía que asesinó por la espalda a un delincuente en La Boca, y argumentó que “actuó para defender a la gente” y que por eso en el juicio oral se va a imponer “la razón y la lógica”.

“Chocobar actuó para defender a la gente, a un ciudadano americano que lo estaban apuñalando… ¿le vamos a dar perpetua a quien defendió a un ciudadano americano?", insistió Bullrich en declaraciones a medios locales.