La decisión es una clara violación de la independencia del poder judicial y deja a las fuerzas de seguridad con más poder incluso que los jueces. Aún no fue blanqueada por el poder ejecutivo en el Boletín Oficial.

Será para algunos delitos y se combinará con la ley que permite el accionar policial sin intervención del Poder Judicial. Buscan presionar al juez que investiga el asesinato de Rafael Nahuel.

La postura dialoguista del juez Gustavo Villanueva, quien investiga el asesinato del joven mapuche en la zona del Lago Mascardi el sábado pasado, no es del agrado del Gobierno nacional.

La secretaría de Derechos Humanos emitió un comunicado para aclarar que no participaba de la mesa de diálogo “con los ocupantes ilegales”.

Se trata de una decisión inédita. Los jefes policiales podrán decirle a los magistrados que su interpretación de la ley no es la correcta. En el Gobierno, no precisaron de qué forma se implementará esto y quién tomará dentro de las fuerzas policiales la decisión ante la orden de un juez (sostuvieron que no lo hará la autoridad política, sino la propia policía).

Fuente: Página 12