En un comienzo de jornada más que difícil tras el histórico apagón que afectó a todo el país, a excepción de Tierra del Fuego que no está conectada a la red nacional de energía.

En ese sentido, las mesas de los distintos colegios tuvieron que armarse bajo absoluta oscuridad, ya que al corte de luz se le suma que aún no había amanecido.

Además, muchos colegios abrieron más tarde de las 8:00 por este problema que también afectó a Uruguay y parte de Brasil.

En varios puntos del país, ya al mediodía estaba restablecido el suministro eléctrico.

De todas maneras, se informó que en las provincias donde hay votación el corte de luz no afectará el conteo de votos, ya que se hará con grupos electrógenos.

El peronismo gobierna en tres de las cuatro provincias en las que se vota (San Luis, Formosa y Tierra del Fuego) y se encaminaría a retener esos distritos, mientras que en Santa Fe se esperanza con arrebatarle la Gobernación al Frente Progresista que lideran los socialistas y que gestionan desde hace 12 años consecutivos.

En cambio, la alianza del PRO, la UCR y la Coalición Cívica no prevé un domingo de celebraciones, ya que la mayoría de los sondeos dan a los candidatos de ese espacio en el tercer lugar en Santa Fe y Tierra del Fuego y en el segundo en Formosa.

Juntos por el Cambio deposita una luz de esperanza en lo que pueda suceder en San Luis, donde el panorama se muestra más incierto y el candidato propio, Claudio Poggi, pretende dar la sorpresa aprovechando la ruptura entre los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, quienes pugnarán por la Gobernación.

En este escenario, tanto el peronismo como el macrismo buscarán al día siguiente de los comicios difundir su propia lectura.

Los primeros harán hincapié en que se trata de una ola de triunfos que tendrá su corolario en octubre, mientras que los segundos alertarán que no es correcto "nacionalizar" la realidad de cada provincia y tildarán esas derrotas de "previsibles" ya que se desarrollaron en territorios "desfavorables".

Fuente: Ámbito