El presidente Macri fue claro y contundente: “Quiero que Miguel Ángel (Pichetto) siga en el Senado, es nuestro mejor aliado”. A partir de esa orden, Marcos Peña comenzó las negociaciones con el actual gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, para que vaya a la reelección con Pichetto como candidato a senador.

Como se recordase el senador había lanzado hace unos meses su candidatura presidencial pero se dio cuenta que no era posible y hoy participa como un jugador menor dentro de Alternativa Federal.

La tarea de Peña no será fácil. En primer lugar tiene que convencer a los dirigentes de Cambiemos de Río Negro que hagan una alianza con el actual gobernador y bajen sus aspiraciones a estar en alguna lista legislativa.

Paralelamente Weretilneck tiene un problema: cumplirá dos mandatos y no podrá reelegir. Su argumento es que en el primer periodo (2011-2015) era vice y ocupó el cargo luego del asesinato de Carlos Soria que había ganado las elecciones en el 2011. Seguramente irá a la Corte.

El actual gobernador viene manteniendo una fuerte alianza con el gobierno  nacional y en las elecciones de 2017, cuando Emilia Soria sacó el 49% de los votos, bajo su lista luego de las PASO para que la gente de Cambiemos llegara a obtener un legislador e impedirle al FpV que se lleve todos los cargos.

Weretilneck confía en un acuerdo con el presidente y con Alternativa Federal para llevar a Pichetto como primer candidato a senador.

No le será fácil. Hoy Martín Soria, intendente de General Roca y precandidato a gobernador, está primero en todas las encuestas y trabaja en lo que será un Frente Patriótico junto a la ex presidenta.

El senador Pichetto finalmente terminó donde se siente más cómodo: junto al presidente Macri.

Fuente: Info135