La divisa norteamericana se encareció un 13% desde diciembre del año pasado, en lo que ya es una nueva devaluación del peso durante la gestión de Cambiemos. La anterior se dio en diciembre de 2015 a días de asumir Mauricio Macri e incluyó un salto del 50% en el valor del dólar. Así las cosas la moneda extranjera se ubicó en los $ 20,40, un nuevo récord.

La suba del dólar siempre es preocupante para la economía argentina, en primer lugar, porque los argentinos atan sus expectativas a lo que pasa con esa moneda. Cualquier movimiento brusco de esa divisa repercute sobre el ánimo de los ciudadanos locales. Y la economía se basa también en las expectativas de los consumidores.

Sin embargo, después existen motivos más objetivos de preocupación. Uno de ellos tiene que ver con el impacto sobre la inflación, ya que muchos productos que se venden en el país tienen insumos que se compran en el exterior. Una suba del dólar repercute sobre su esquema de costos. Por eso, se espera una inflación alta en el primer trimestre del año, del orden del 6 al 8%.

Por otro lado, está la situación de los créditos hipotecarios que están atados a varias variables, entre ellas, lo que ocurre con el dólar. Por eso, los analistas advierten que las familias que sacaron un crédito UVA antes del 10 de diciembre deberán devolver, por lo menos, un 10% más. Ese encarecimiento del préstamo se dio en solo tres meses y por la minidevaluación del dólar. Habrá que ver qué pasa con la inflación, que volverá a encarecer el crédito. Una noticia muy preocupante para centenares de miles de familias que adquirieron una propiedad bajo esta modalidad.