A pocos días de haberse conmemorado el 39 aniversario del inicio de la guerra de Malvinas, la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia confirmó el fallo del juzgado federal de primera instancia de Río Grande que dispuso el procesamiento sin prisión preventiva de los militares Eduardo Gassino, Belisario Affranchino Rumi, Gustavo Calderini y Miguel Ángel Garde.

El delito que se les imputa es calificado como "imposición de tormentos", lo que fue considerado por los camaristas Javier Leal de Ibarra y Aldo Suárez como "delito de lesa humanidad" en un fallo dividido, ya que la tercera integrante del tribunal, la jueza Hebe Corchuelo, rechazó que las torturas pudieran ser consideradas crímenes de lesa humanidad y sostuvo que los hechos juzgados estaban prescriptos.

Los actos cometidos por los jefes militares fueron considerados, por el voto mayoritario, como "crímenes de lesa humanidad al tratarse de actos inhumanos que causaren intencionalmente graves sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad o la salud mental o física de las víctimas", según la resolución judicial.

En las 20 páginas de la resolución de cámara se enumeraron 18 episodios bajo juzgamiento, entre los que se afirma que los soldados "habrían sido sometidos por parte de personal superior de las Fuerzas Armadas a estaqueamientos, enterramientos y deliberada falta de alimentación".

"Hoy, los torturadores van a dormir menos tranquilos. Hoy se avanzó y mucho y dimos un paso importante en materia de verdad y justicia. Esto es la construcción del Nunca Más de Malvinas", sostuvo en su cuenta de Twitter el abogado especialista en Derechos Humanos, Jerónimo Guerrero Iraola, del Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas de La Plata.