El jefe de Gabinete salió a defender la desregulación del mercado de hidrocarburos, que empezará a regir a partir de este domingo, aunque no pudo ocultar que la medida implicará un nuevo tarifazo. “Los aumentos podrían ocurrir antes o después”, admitió sin dar mayores detalles.

A partir del 1° de octubre, el precio de los combustibles será decidido por las empresas petroleras sin ninguna intervención del Estado. La medida, que estaba prevista para el año que viene, fue adelantada por el ministro de Energía y ex CEO de la Shell, Juan José Aranguren.

En un intento por defender la polémica decisión, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dijo que esto “es mejor para todos” porque “lo que se está haciendo es normalizar la dinámica económica”.

No obstante, en diálogo con el programa rosarino “Procopio” de AM 830, no pudo ocultar que la desregulación implicará nuevas subas en las naftas. “Los aumentos podrían ocurrir antes o después”, indicó sin dar mayores detalles.

“(La suba del precio) depende de los costos, del petróleo, entre otras cuestiones. Poder darle más transparencia al mercado es mejor para todos”, insistió, aunque en este caso las únicas beneficiadas serán las petroleras.

El presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), Carlos Gold, estimó que el aumento de los combustibles que se viene después de las elecciones del 22 de octubre rondará el 10%.