“En las sombras de los despachos oficiales firman contra los genuinos intereses de sus representados”, dijeron Hugo Yasky y Pablo Micheli sobre el acuerdo de los triunviros de la CGT con el Gobierno de Macri. Desde la Corriente Federal de Trabajadores también lo criticaron, mientras que organizaciones sindicales y partidos de izquierda realizaron un corte en el Obelisco.

Las CTA conducidas por Hugo Yasky y Pablo Micheli, rechazaron hoy el acuerdo entre la cúpula de la CGT y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, para avanzar con la reforma laboral en el Congreso.

“Esto significa una traición de aquellos que hablan en el día de la lealtad de los trabajadores y de la patria, pero después en las sombras de los despachos oficiales firman contra los genuinos intereses de sus representados”, dijo Yasky en un comunicado y remarcó que su central se encuentra en estado de “movilización y alerta”.

En el mismo sentido se expresó el secretario general de la CTA Autónoma, Pablo Micheli, quien consideró “una sorpresa desagradable la aceptación de la reforma laboral por parte de la CGT”.

“Esta reforma implica la flexibilización laboral y la destrucción del piso de derechos laborales que conseguimos durante 100 años. Esta reforma atrasa 100 años”, enfatizó el dirigente sindical.

Ambas centrales no descartaron medidas de fuerza y movilizaciones, junto a otros gremios y organizaciones sociales, para “expresar el rechazo a estas reformas y contra el ajuste que lleva adelante el gobierno de Mauricio Macri”.

Los triunviros de la CGT, Juan Carlos Schimd, Héctor Daer y Carlos Acuña, cedieron ayer en la Sociedad Rural ante el proyecto de flexibilización laboral “a la brasilera”, que viola la Ley de Contrato de Trabajo y busca precarizar al conjunto de la clase obrera.

“La gran mayoría de los trabajadores no estamos de acuerdo”, dijo Walter Correa, líder del gremio de curtidores e integrante de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) de la CGT, al advertir que los cambios buscan “una precarización para volver al pre peronismo”.

Correa sostuvo que es importante “traccionar una fecha de movilización en defensa de los derechos de los laburantes”.

“Queremos empezar con un plan de lucha, más allá de este tipo de acuerdos, porque acá nos estamos olvidando de los jubilados, de las cuestiones tributarias”, aseguró el dirigente sindical en diálogo con Radio 10, y anuncio que el próximo lunes la CFT hará un acto para convocar a todos los sectores sindicales y movimientos sociales.

Por su parte, los trabajadores de PepsiCo, tercerizados de LATAM y de Coca Cola, y los Movimientos de Agrupaciones Clasistas, junto a partidos de izquierda, realizaron un corte de calle en el Obelisco para rechazar la reforma laboral y denunciar que “la CGT está negociando a espaldas de los trabajadores”.

“Seguimos en la calle porque el Gobierno y las patronales están dilapidando todos nuestros derechos”, señaló Camilo Mones, delegado despedido de PepsiCo, y advirtió que esta reforma sólo servirá aumentar las ganancias de los grandes empresarios “a costa de millones de trabajadores”.