Quienes conocen, o al menos tuvieron la oportunidad de tratar de forma esporádica a Lombardi no dudan en definirlo como un ferviente practicante del “galanteo”. Reuniones ministeriales, viajes al interior y exterior del país, inauguraciones, festivales, agasajos, cumpleaños, casamientos. Es un todoterreno a la hora de acercarse a las mujeres y, a lo largo de largos años como poderoso funcionario del Estado, aprovechó su posición para beneficiar y beneficiarse con simpatías que su cargo le acercó.

Desde que comenzó a amasar poder junto a Fernando de la Rúa en épocas de la Alianza y, años después, junto a Macri en la Ciudad, el hoy titular del Sistema de Medios Públicos se ve como un ganador, un hombre del poder que con una firma puede hacer que alguna de sus amigas viaje al exterior, o incluso llevarla él mismo como acompañante.

“Nos conocimos en una milonga, él ya era funcionario, y después de apenas diez minutos de charla me preguntó si quería irme con él a Europa a trabajar para el tango argentino”, contó a ese medio una conspicua profesional del tango que no se arrepiente de haber rechazado al poderoso funcionario de Cambiemos, al que definió como “un baboso total”.

Esta anécdota pinta al hombre acusado por los trabajadores de prensa de vaciar la agencia Télam y la Televisión Digital Abierta (TDA), además de haber querido hacer algo similar con la TV Pública. Sin embargo, y más allá de la calesita de simpatías que el poder le legó, hay dos nombres propios que se destacan por encima de todas: Mora Godoy y Gabriela Bárbara Ricardes.

Pese al lugar de poder que ocupa Ricardes (ex titular del Centro Cultural San Martín y actual Secretaria de Contenidos Públicos, cargos a los que llegó de la mano de su mentor político), sin dudas la galardonada bailarina de tango es la predilecta de Lombardi. Una frase disparada por un exempleado de la arrasada TDA ratifica lo que es desde hace largo tiempo un secreto a voces:“Por orden de Lombardi nos mandaban material de Mora Godoy para que le editáramos videos”, dijo a  una de las víctimas del vaciamiento y la versión fue ratificada por otros integrantes de la TDA, quienes cuando trabajaban allí debían agregar a su trabajo horas extras que nunca cobraron para esos pedidos especiales.

La muy cercana relación entre el funcionario y la artista se remonta a fines de la década pasada, cuando Lombardi como secretario de Cultura porteño motorizó la creación de un Ballet Escuela oficial. Durante el acto de anuncio de su iniciativa indicó que la coreógrafa sería la encargada de seleccionar a los bailarines a partir de un acuerdo entre su escuela de tango y la secretaría que él comandaba, cuenta hoy el portal Infonews.

Pero esto fue solo el comienzo. Un año después, Lombardi le consiguió a Godoy un contrato para que formara parte de los talleres porteños Vocaciones de Verano. La artista participó a través de su escuela de tango, cuyos profesores se distribuyeron en diferentes centros culturales para dar clases a niños y adolescentes.

Poco después, en 2013, Lombardi tomó un vuelo expreso a París en su carácter de representante del gobierno porteño y asistió como tal al estreno de la obra Chantecler, muy elogiada en la capital francesa y protagonizada por Godoy. En aquel año la revista Caras retrató al funcionario y la artista a orillas del río Sena, en una escena previa al recorrido de locales gastronómicos parisinos que emprendieron juntos.

A comienzos de 2014, entre enero y febrero, Buenos Aires presentó el programa Verano en la Ciudad, que contó con shows de música y otras disciplinas. El ciclo duró seis semanas consecutivas y, entre decenas de artistas que participaron de distintas fechas, se destacaron dos que fueron presentados como las personalidades centrales de esa temporada: Palito Ortega y, claro, Mora Godoy. Ambos tuvieron sus propias fechas en el Obelisco. El primero presentando el disco que había editado meses atrás, Por los caminos del rey, mientras que la bailarina lo hizo con el show de tango for export que entonces presentaba en nuestro país y el exterior.

Palito, Mora Godoy y (siempre cerca) Lombardi

Ese mismo año, en abril, tras un pedido directo de Lombardi a legisladores del PRO, Godoy fue declarada Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires.

“En el sentimiento colectivo que representa el tango en nuestra ciudad, Mora vuela”, disparó poético el fan número uno de la bailarina y agregó´: “Con eso me refiero a la intención que tiene Mora de volar al musical y llevar al teatro popular a todo el mundo (sic)”.

En ese momento Lombardi era ya funcionario de Horacio Rodríguez Larreta, gestión en la que continuó acrecentando la cantidad de facturas que la Ciudad le pagó a su amiga íntima.

Por ese tiempo se dio una de las muchas comidas que ambos supieron compartir en el restaurante Campo di Fiore, del barrio de Monserrat, donde don Hernán le comunicó entre sonrisas más de una iniciativa en la que ella resultó favorecida.

También en 2014, en julio, durante una entrevista con el diario El Cronista, Mora le dedicó un florido párrafo a su amigo personal: “Soy una fiel admiradora de la gestión de Hernán Lombardi como ministro de Cultura”, dijo y agregó, exultante: “Lombardi es un tipo despojado de todo; labura intensamente por Buenos Aires”.

Un año después, la Ciudad, bajo la tutela de Lombardi, auspició la reinauguración del Teatro Gran Rivadavia. Y fue con un show de tango. ¿Quién lo protagonizó? Mora Godoy.

En febrero de 2016, ya con Lombardi como uno de los hombres fuertes del gobierno nacional de Cambiemos, Mora volvió a recibir un contrato surgido de las oficinas del poder: fue la elegida para homenajear al entonces presidente francés Francois Hollande en su visita al país. En ese contexto la bailarina cerró una velada en su honor en el Centro Cultural Kirchner.

Poco después fue nada menos que la encargada de homenajear a otro presidente en su visita a Buenos Aires: Barack Obama, quien incluso bailó tango con ella ante la mirada y los aplausos eufóricos de Lombardi.

2016, año fructífero para la relación entre Mora y Hernán, fue también el de la llegada de Godoy a la televisión rusa. En septiembre de ese año Lombardi firmó un convenio de reciprocidad con el canal Russia Today (RT), que se emite en Argentina por TDA. En él se incluyó durante un breve lapso el ciclo Academia Tango, conducido por la bailarina.

Durante 2017 Lombardi aprovechó su cargo para “ubicar” a su especial amiga en la ciudad de Santa Fe, en el marco de la denominada Tecnópolis Federal. Allí, Mora presentó un espectáculo bautizado “Bailando el Tango Remix”, que ofició como apertura de la muestra.

Por supuesto, el favorecedor estuvo presente y se mostró una vez más junto a la artista. Lo mismo hizo en visitas a otras provincias como Jujuy y Misiones, donde su ángel tanguero también protagonizó shows solventados por el Estado.

Entre contratos y facturas al por mayor llegó diciembre de 2017, mes en el que Lombardi comenzó con su tarea de reductor de personal a mansalva y disparó el despido de 200 trabajadores de la TDA. La situación generó que se conociera el dato de que entre las tareas que desempeñaban para canales como Encuentro, Paka Paka o DeporTV, también se veían obligados a editar, corregir y preparar con factura profesional el material con filmaciones de tango que les llegaba “de arriba” y que pertenecía a Mora Godoy.

En ese marco de explotación laboral los empleados también denunciaron entonces que en sus horarios habituales hacían tareas de prensa para el propio Lombardi.

Hoy, mientras motoriza el vaciamiento de la agencia Télam con el despido y estigmatización de 357 profesionales de prensa con la presunta idea de recortar hasta el límite de lo posible los gastos del Estado, Lombardi sin embargo continúa promoviendo contratos para la que no pocos miembros del gobierno señalan como su “amigovia”.

El nuevo regalito del amigo poderoso para con la danzarina es nada menos que un programa en la TV Pública: Ciudades de tango. En el ciclo solventado por el Estado nacional, Godoy recorre Nueva York, Shangai, Beijing, Atenas, Sao Paulo, Medellín, Berlín, Atenas y las españolas Barcelona y Formentera con el fin de mostrar el vínculo de sus poblaciones con el tango.

Una dupla explosiva

La historia del Centro Cultural San Martín escribió una de sus páginas más oscuras bajo la gestión de Gabriela Bárbara Ricardes,cuando a la crisis puesta en relieve en el espacio cultural porteño por un grupo de artistas que tomó la Sala Alberdi denunciando una inminente privatización terminó con represión policial y heridos por balas de plomo.

Pero la relaciòn de Lombardi y Ricardes fue más allá de que las charlas entre ambos hayan desencadenado en la violenta solución final a la toma de la sala ubicada en el emblemático edificio porteño de Sarmiento 1551.

A diferencia de la intimidad que Lombardi mantiene con Mora Godoy y de los beneficios que le consiguió desde su lugar de poder, la conexión con Ricardes tiene otras aristas. Una de ellas quedó en claro entre 2013 y 2014, cuando ambos otorgaron al amigo presidencial Nicolás Caputo consesiones por obras que superaron los 700 mil dólares en el Centro Cultural San Martín.

Lombardi, Ricardes y el ahora expresidente de Francia, Hollande

Pero también Ricardes y Lombardi supieron aprovechar su estrecha cercanía para emprender algunos viajes juntos. Según datos de una auditoría realizada en el CCGSM, la caja chica del ente oficial ha presentado faltantes nunca rendidos, con montos que en algunos casos superaron el millón de pesos.

En tres años de su gestión en el Centro, Ricardes viajó unas 20 veces a Europa y Canadá. Algunas de esas travesías fueron compartidas con el propio Lombardi, siempre amparados bajo el paragüas del nunca bien ponderado “viaje oficial”.

Una vez con Macri en Casa Rosada y Lombardi al frente de los medios públicos nacionales, su entenada, gestora cultural y experta en circo, fue designada como titular de la Secretaría de Contenidos del Sistema Federal de Medios Públicos, cargo que ocupa hasta la fecha, muy cerca del monje macrista, quien controla cada una de las decisiones de su socia.

Fuente: Portal de Noticias, Infonews