Dirigentes de la Primera división se verán las caras con funcionarios del gobierno nacional para definir el futuro del Fútbol. De la tumba del Fútbol para Todos al negociado con los magnates extranjeros.

El tiempo corre y la situación cada vez es más crítica: La Asociación del Fútbol Argentino, actualmente gobernada por la Comisión Regularizadora , aún no pudo cerrar un nuevo contrato de televisación.

Desde las 16, en la Casa Rosada, se producirá una reunión que podría ser clave de cara al futuro. Marcelo Tinelli (vicepresidente de San Lorenzo), junto a Darío Richarte (vicepresidente tercero de Boca), Víctor Blanco (presidente de Racing), Hugo Moyano (la principal cabeza de Independiente) y Nicolás Russo (mandamás de Lanús), estarán cara a cara con Fernando De Andreis, secretario general de la Presidencia de la Nación y Fernando Marín, coordinador del Fútbol Para todos.

El principal tema a tratar serán los derechos audiovisuales del fútbol argentino. Actualmente, el gobierno tiene un contrato firmado hasta 2019. En el medio, aparece una oferta de 2.200 millones de pesos por parte de Turner y Fox -la única oficial hasta el momento-, la cual no satisfizo a los dirigentes.

Por su parte los cinco grandes barajan la posibilidad de negociar por su cuenta. Como primera medida, le exigirán a De Andreis y Marín un resarcimiento en caso de querer romper el vínculo contractual que los une, algo que también solicitan los denominados "chicos". Sin embargo, luego comienzan los problemas con sus pares de Primera División, quienes anhelan un reparto más equitativo y estar presentes en las discusiones.

El resto de los clubes de la máxima categoría intentan llegar a un punto medio con los más poderosos. Dentro de este gran conjunto, hay algunos más radicales, como Alejandro Nadur, presidente de Huracán: "Yo tengo la postura de que no se televisen los campeonatos. Que no haya televisión. Estamos perdiendo dinero en recaudación todos los clubes porque todos los partidos se televisan. Si no se televisaran, los estadios estarían re contra llenos y estaríamos recaudando un montón de dinero".

Desde la Casa Rosada fueron claros en los últimos meses, ya que en reiteradas ocasiones afirmaron que no están dispuestos a dar ningún peso más para el fútbol. Pese a que en Balcarce 50 son conscientes de que hay un vínculo firmado, tratarán de utilizar como su principal arma para no pagar un resarcimiento la carta que firmaron la mayoría de los elencos de Primera en la que liberaban al Estado del contrato.

Por su parte desde el ascenso miran un poco desde afuera y expectantes lo que pueda suceder en la reunión de hoy. Sin embargo, tienen en mente una arriesgada jugada.

"Hicimos una gestión, por medio de tres bancos (Macro, el de San Juan y Santa Fe), para un préstamo puente por 700 millones hasta que el fútbol argentino licite o se los quede", aseguró "Chiqui" Tapia en diálogo con Radio La Red.

Ferreiro, por su parte, utilizó su cuenta de Twitter para criticar al resto de los protagonistas de la historia: "Seguramente van a anunciar por vez 200 que el FPT terminó (unilateralmente) y que la solución es la Superliga y el Voto Calificado. Ni la Comisión Regularizadora ni los dirigentes que van tienen facultades para dar por terminado un contrato que vence en el 2019, y tampoco pueden firmar otro que supere los 6 meses que le queda a la Comisión Regularizadora. Un show para presionarnos con la Superliga y el Voto Calificado. Son de manual".