Nacido en Salta, en un pequeño pueblo llamado Guachipas, el actor tuvo una infancia difícil. "Fui un niño de la calle", dice hoy sin resentimientos y agrega: “Sé lo que es que te duela la panza de hambre".

¿Qué mirada tenés sobre las próximas elecciones presidenciales de octubre?

Falta poco para elegir y todavía no sabemos a quién. Los partidos políticos están desarmados; los que en este momento están en el Gobierno quizás están más fuertes porque los de la derecha, así lo considero a este gobierno, siempre han sido más coherentes con ellos mismos. Nosotros, los del partido más popular, tenemos más ideas; entonces es más difícil de coordinar. La veo difícil: ojalá que los partidos se junten, se reúnan y piensen en un modelo. Yo creo que acá está claro el modelo A y el modelo B: el primero para los ricos y el segundo para la sociedad. Ése es más difícil porque es popular.

¿Le ponés fichas a la expresidenta Cristina Kirchner?

Sí, le pongo fichas como candidata a Cristina porque creo que en este momento es la única capaz de gobernar un país con el criterio que realmente hay que tener, el que yo quiero, un sistema social mucho más importante que el del gobierno actual, donde la sociedad se vea beneficiada y el gobierno está para eso. Nosotros somos el pueblo, elegimos a alguien para que nos administre, entonces es mejorar lo que tenemos, como vivimos, mejorar la sociedad, tener buena educación para que en el futuro haya mejores pensadores, mejores profesionales, calidad en salud, bajar la desnutrición. En este momento están administrando para los que más tienen. 

¿Cómo te afecta la inflación?

Como estoy haciendo temporada tenía que llenar la heladera por lo menos para dos meses porque no da el presupuesto para ir a cenar afuera todos los días. Entré a un supermercado y la gente que me reconocía estaba tan asombrada y sorprendida como yo mirando los precios. La gente está muy mal y lo más terrible es no poder entender qué nos pasa que no reaccionamos. Me da tristeza que la gente no reaccione: eso no significa que hay que ir a romper vidrieras y veredas, simplemente usar la lógica y no comprar cuando los precios de algunos productos se disparan.

¿Qué regalo de Reyes le hubieras dejado a Macri?

No sé que le pondría en la bolsa a ese señor, a él y a todos lo que lo ayudaron a destruir este país en los últimos tres años. Los encerraría con una olla vacía una semana en algún lado y que sepan lo que significa no tener para comer de verdad. Les regalaría un traje a rayas para que se lo vayan probando para que algún día, ojalá, se haga justicia.

Fuente: El Cronista