Se dieron a conocer informes confidenciales que revelan cuál era la misión específica del submarino argentino desaparecido. El ARA San Juan tenía la orden de vigilar y controlar a buques pesqueros y a naves inglesas, también se supo que tenía fallas técnicas.

La información de carácter “confidencial” surge de los documentos que el auditor de la Armada Argentina y el Ministerio de Defensa Oscar Aguad le enviaron a la jueza, Marta Yañez, quien está a cargo de la investigación. De esta manera, se supo que el submarino tenía la "Orden de Operaciones" dada por la Armada Argentina, de “recolectar información” sobre buques pesqueros y naves que respondan a la gobernación de las Islas Malvinas.

De acuerdo a lo publicado en el portal de noticias Infobae, el submarino argentino “según la Orden de Operaciones del Comando de la Fuerza de Submarinos” N° 04/17, fechada el 24 de octubre de 2017, debía "obtener reconocimiento preciso" y "localización, identificación, registro fotográfico/fílmico" de aeronaves militares y logística (RAF 130) que responden a la gobernación de las Islas Malvinas y a la Real Fuerza Aérea británica. El escrito precisa que debía recolectar información sobre varios buques, entre ellos el "BP CFL HUNTER", el "HMS CLYDE" y el "FPV PROTEGAT".

También, días atrás se dió a conocer una información sobre una misión anterior del ARA San Juan, del 9 de julio de 2017, en donde "detectó por audio el rumor sonar de un posible submarino nuclear". Por otro lado, familiares de uno de los tripulantes informaron acerca de la supuesta presencia de un "helicóptero inglés" que seguía al ARA San Juan días previos a su desaparición.

El contacto con el submarino inglés fue ocultado por la Armada Argentina y negado a los familiares. A este hecho se le agrega que el submarino presentaba fallas técnicas que tampoco fueron reconocidas por la Armada en un principio pero luego debieron reconocer que el periscopio tenía la óptica dañada, que había ingresado agua a través del snorkel y que se habían presentado varios problemas en su sistema de comunicación, entre otros. Todos estas fallas en el funcionamiento del ARA San Juan indican que el submarino no cumplía las condiciones optimas para una misión de este calibre.

Por ahora la investigación se lleva a cabo en el Juzgado Federal de Caleta Olivia, a cargo de Marta Yañez, quien deberá determinar la responsabilidad de la Armada y, con esta nueva información, dilucidar lo que sucedió con el submarino.